La inversión estatal en infraestructuras cae un 50% en una década en Cataluña

El desplome es del doble que el registrado en el conjunto de las omunidades, del 25%, según la Cámara de Comercio

La inversión del Grupo Fomento --la del Ministerio y de las empresas públicas asociadas-- en infraestructuras se ha desplomado un 50% en Cataluña en el periodo comprendido entre 2004 y 2014, el doble que en el conjunto de las comunidades autónomas, donde la caída es de un 25%. Así lo ha explicado este jueves en rueda de prensa el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, que ha sostenido que estas cifras "frenan las posibilidades de crecimiento de Cataluña pese a ser el motor industrial y de crecimiento de la economía española".

En Cataluña, el déficit de inversión en la última década ha sido de tres puntos porcentuales de media anual, por lo que, en comparación con el resto de comunidades, la catalana es la que ha recibido un porcentaje de inversión estatal más alejado de su contribución al PIB, de un 18,5%, sin considerar las comunidades forales y Madrid, cuya singularidad radica en su capitalidad y en que es la comunidad donde desemboca todo el sistema radial de infraestructuras.

Según el estudio, elaborado con datos oficiales del Ministerio de Fomento y de los Presupuestos Generales del Estado, revela que en la fase expansiva del periodo 2004-2009 la inversión creció más en Cataluña que en el resto de comunidades, un 75,8% frente a un 60,7%, ya que durante estos años se llevó a cabo la construcción del AVE Madrid-Barcelona y la ampliación del Aeropuerto de Barcelona.

Los mayores déficits de inversión se producen en carreteras y ferrocarril

Sin embargo, entre 2009 y 2014, el ajuste presupuestario en Cataluña ha sido del 71%, mientras que en el resto de comunidades ha sido del 53%, y en este periodo el proyecto más importante que se realizó en la comunidad catalana fue la ampliación del Puerto de Barcelona, si bien Valls ha destacado que el enclave portuario ha financiado muchas de sus obras a través de su endeudamiento y no de aportaciones estatales directas.

Así, el "desplome" del peso de la inversión en infraestructuras del Estado en Cataluña en el último lustro ha pasado del 18,4% en el 2009 al 11,3% en 2014, y Valls ha lamentado que la Disposición Adicional Tercera del Estatut se dejara de aplicar por los incumplimientos del Estado, a la vez que ha indicado que los siete años de vigencia finalizaron en 2013, justo el año en que la participación de la inversión de Cataluña en el total regionalizado fue la más baja, de un 10,9%.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El grado de ejecución de la inversión en Cataluña también ha sido "sistemáticamente" inferior a la media estatal, ya que la media entre el 2004 y el 2012 se situó en el 82%, frente a un 87% del conjunto de comunidades, con lo que un 18% de la inversión que contemplan las cuentas estatales no se ha realizado. Valls ha destacado que los mayores déficits de inversión se producen en carreteras y ferrocarril, ya que en Cataluña circula el 15% de las mercancías que se mueven por carretera, si bien solo ha recibido el 9,1% de la inversión estatal.

Asimismo, circula el 25% del tráfico ferroviario --mercancías y viajeros--, pero recibe un 19,4%; el 20% de aeronaves y pasajeros de los aeropuertos españoles, y se hace con el 24,4% de la inversión estatal en aeropuertos, y registra el 17% del tráfico portuario, y recibe una inversión del 17,4%. Ha advertido de que ya se están produciendo congestiones en carretera en las entradas de Barcelona, y ha avanzado que esta situación se agravará cuando se consolide la recuperación económica y aumenten los tráficos: "Faltan algunas infraestructuras básicas para que nuestras mercancías puedan salir competitivamente del país".

Para Valls, los proyectos prioritarios a impulsar son el Cuarto Cinturón, los accesos terrestres al Puerto de Barcelona y Cercanías, y ha añadido que el Corredor Mediterráneo por tren es fundamental, pero ha mostrado sus reticencias al tercer hilo: "El tercer hilo es una solución provisional para cinco o diez años y con unas dificultades técnicas que veremos cómo se solucionan".

El presidente de la Cámara de Barcelona ha evitado hacer una valoración política de las cifras, ya que el periodo analizado comprende gobiernos del PP y del PSOE. Preguntado por la buena sintonía entre la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Santi Vila, ha dicho: "Manifestamos nuestro apoyo a la buena voluntad del conseller Vila y la buena disposición de la ministra Pastor, pero por la razón que sea no se concreta en la realidad".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS