Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GREC 2014

‘Subidón’ de adrenalina

Los Mambo Jambo demuestran de nuevo en el Jamboree su imbatible fuerza musical

Se les deja un escenario, se coloca ante ellos un público de cualquier tipo (no importa edad ni procedencia) y en menos de tres minutos (lo que dura una canción) todo el mundo, absolutamente todo, está completamente arrebatado, bailando desaforadamente y exteriorizando un entusiasmo como pocas veces se ve en conciertos que no sean para quinceañeras (aunque también podrían serlo, ¿por qué no?). Entusiasmo exultante y contagioso que dura la hora y media que el grupo se mantiene sobre el escenario y no decae en ningún momento. Ellos son Los Mambo Jambo y esto es así una vez tras otra.

El pasado sábado en Jamboree (una de las deslocalizaciones del Grec de este año) no cabía un alma, tanto en la sala central como en las arcadas laterales. Un público abigarrado, en el que se mezclaban generaciones, se apretujaba de pie (con buen criterio se habían suprimido las sillas) y no dejó de moverse y aplaudir, incluso bailar donde se podía, arrastrados por la furia hipnótica del cuarteto barcelonés. Desde el primer rasgueo de guitarra hasta el último soplo de saxo tenor aquello fue una locura, un auténtico subidón de adrenalina provocado por una música contagiosa como pocas. Y ha sido así durante toda la semana en que el grupo ha estado actuando en el sótano de la plaza Reial.

Los Mambo Jambo

Sala Jamboree

Festiva Grec

Barcelona, 19 de julio

No sorprende porque Los Mambo Jambo son cuatro sospechosos habituales que ya han demostrado en otros contextos que lo suyo es el escenario, que encima de la tarima son capaces de comerse el mundo. El saxofonista Dani Nel.lo, el guitarrista Mario Cobo, el contrabajista Ivan Kovacevic y el batería Anton Jarl llevan juntos desde el 2009 y han tenido tiempo de encontrar la fórmula mágica de mezclar el rhythm and blues con el rock and roll añadirle buenas dosis de swing y toques latinos y africanos. Una mezcla servida sin palabras, ellos le llaman sonido jambofónico, que va directa a la sensibilidad de cualquier oyente.

En Jamboree no bajaron la guardia ni un segundo. Mezclaron sus ritmos frenéticos con un total domino (muy teatral y efectivo) del escenario. En tres temas se les unió el percusionista de Los Fulanos aportando una nota de color. Triunfo por todo lo alto, arrollador, merecido y reconfortante. A la salida todos flotaban todavía por la excitación. ¡Viva la jambofónia!