Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
inmigración

SOS Racismo pide a la fiscalía que investigue las declaraciones de Maroto

La oposición en el Ayuntamiento de Vitoria lee en el pleno, de espaldas a Maroto, un manifiesto en el que reclama a la justicia "firmeza" contra el alcalde

Varios hombres piden a Maroto en euskera "que se calle"
Varios hombres piden a Maroto en euskera "que se calle"

SOS Racismo ha presentado este viernes en la Fiscalía de Álava un escrito por el que comunica las polémicas declaraciones del alcalde de Vitoria, Javier Maroto, que esta semana ha apuntado a argelinos y marroquíes como dos colectivos que vienen a la capital a para “vivir de las ayudas” sociales. El portavoz de la plataforma, Federico García, ha señalado que podrían ser declaraciones “constitutivas de un delito de incitación al odio por motivos raciales o étnicos” y ha reclamado que se abran diligencias de investigación por sus palabras.

García ha pedido a Maroto que se “calle porque está haciendo mucho daño a unos convecinos”. “No parece justo que un alcalde se exprese con desprecio”, ha resaltado, porque es algo “inaguantable” para los colectivos directamente señalados por el regidor. Maroto ha recibido en los últimos días el apoyo de distintos miembros del PP vasco, como ayer mismo hizo el coordinador de su campaña para los comicios de 2015, Iñaki Oyarzábal, o el diputado general de Álava, Javier de Andrés.

En contraste con los apoyos de ayer, este viernes varias decenas de personas han protestado frente al Ayuntamiento de Vitoria contra las palabras del alcalde. Dentro del Consistorio, los políticos celebraban un pleno en el que a última hora de la mañana toda la oposición ha aprobado una resolución sobre esta polémica.

Durante el debate, toda la oposición se ha levantado de su asiento y sus portavoces han leído, de espaldas a Maroto, un comunicado en el que han mostrado su “más absoluto rechazo a los discursos políticos que amparan y promueven el racismo y la xenofobia en Vitoria”. PNV, PSE y EH Bildu han censurado a Maroto por “manipular y falsear información para sustentar la persecución y el rechazo del diferente”. Estas prácticas demuestran para la oposición que no tiene “el más mínimo escrúpulo”. La mayoría del Consistorio ha reclamado a la ciudadanía a que defienda la solidaridad y han solicitado a la justicia que actúe “con firmeza contra quienes vulneran los principios de la convivencia democrática”.

Tras permitir a la oposición la lectura en el pleno de este manifiesto, Maroto se ha limitado a señalar que “entiendo que esas son sus intervenciones del segundo turno” y ha dado paso a la intervención de la concejal de Asuntos Sociales, Ainhoa Domaica, que ha calificado de “pantomima” el gesto de los demás partidos, y ha defendido la postura del alcalde como una opinión que está extendida en la ciudadanía.

Domaica ha centrado sus críticas en el PNV, por entender que hay una “doble vara de medir” entre el caso de Maroto y las palabras del alcalde de Sestao, el peneuvista Josu Bergara, que protagonizó una polémica tras salir a la luz unas grabaciones de una conversación entre el regidor vizcaíno y un grupo de agentes inmobiliarios en el que aseguró que la “mierda”, en referencia a colectivos extranjeros, la sacaría él del municipio.

La resolución aprobada, únicamente rechazada por el PP,  no busca la reprobación de Maroto. El texto habla de que los grupos se “comprometen a no utilizar de modo partidista la inmigración y las problemáticas de la misma en las sucesivas y próximas convocatorias electorales” y apuestan por “favorecer la inserción normalizada de los nuevos vecinos”. Asimismo, firmarán un compromiso ético, que Maroto no ha aclarado si apoyará. Domaica ha visto en el texto un intento de la oposición de "decidir de qué se puede hablar" en la campaña electoral.