Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una firma acusada de corrupción es la tercera con más obras municipales

Eiriña logró cinco millones en 2013 de la Diputación pontevedresa y de los Ayuntamientos de Vigo, Santiago y Pontevedra

Varios de esos contratos son investigados dentro de la Operación Patos

Agentes requisan expedientes de obras en la Diputación de Pontevedra en febrero pasado.
Agentes requisan expedientes de obras en la Diputación de Pontevedra en febrero pasado.

La caída del sector de la construcción con la crisis ha supuesto que solo la renqueante obra pública permita respirar mínimamente a las empresas del ramo, circunstancia que ha favorecido a Eiriña, SL, la sociedad en el centro de la Operación Patos, que investiga supuestos delitos de prevaricación, cohecho y tráfico de influencias en la adjudicación de contratos públicos que estalló el pasado febrero y que también afecta a Cespa, filial de Ferrovial. La constructora ocupó en 2013 el tercer lugar entre las adjudicatarias de obra pública de las Administraciones locales gallegas con casi cinco millones de euros, según la clasificación elaborada por la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de A Coruña (Apecco).

El informe de Apecco detalla los contratos por los que pujó Eiriña, entre los que se cuenta alguno de los que son objeto de pesquisas por el Juzgado de Instrucción número 7 de Vigo y por el que están imputados su administrador, Enrique Alonso, militante del PP y padre de la edil viguesa del mismo partido Alexia Alonso, así como su director general y el exedil de obras de Nigrán José Álvarez. La Diputación de Pontevedra y los Ayuntamientos de Pontevedra, Santiago y Vigo son los licitadores de los contratos en ese ejercicio.

El Ayuntamiento pontevedrés es la mayor fuente de ingresos públicos para Eiriña en 2013, con dos millones de euros adjudicados de los cuales la mitad proceden de las obras de rehabilitación integral de la avenida de Lugo y 676.000 de trabajos con el mismo fin en la calle Santa Clara, ambos requeridos durante los registros judiciales de febrero. Completa la cuenta una reparación de viales en Figueirido.

La segunda gran benefactora es a escasa distancia la Diputación de Pontevedra, con 1,85 millones adjudicados por trabajos entre los que destaca la obra más jugosa de las que recibió Eiriña en el pasado ejercicio: 1,24 millones para el campo de fútbol de Coia, en Vigo, que también figura en la lista roja del juzgado. Los demás trabajos son por obras en una carretera de Meis, saneamientos en Poio y Nigrán y un puente sobre un arroyo en A Estrada.

En tercer y cuarto lugar se sitúan, respectivamente, los Ayuntamientos de Santiago y Vigo, con 672.000 y 440.000 euros, respectivamente. En el caso de Compostela el importe corresponde a una única adjudicación, también entre las judicialmente controvertidas, correspondiente a las obras de excavación arqueológica y restauración del Castillo de A Rocha Forte. El Ayuntamiento vigués, por su parte, adjudicó a la compañía tres contratos, dos en Zamáns para obras en una iglesia y un paso sobre un arroyo y otro para humanizar la calle Ferreiros.

La constructora Eiriña también logró un pequeño contrato de la Administración central como fueron los 31.700 euros para un puesto de control en el Puerto de Vigo que no computa para el ránking local, en el que solo es precedida por dos empresas. Lidera la lista Civisglobal, SL con 9,8 millones, de los que el grueso son los 8,77 que consigue del Ayuntamiento de Vigo para la construcción, gestión y explotación del complejo deportivo de Navia y la omnipresente Covsa, que acumula en el ejercicio 32 contratos distintos repartidos por la comunidad por un montante total de 6,1 millones de euros.

Más información