Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La red Arquitecturas Colectivas se cita esta semana en Barcelona

“La ciudad no se vende, se vive”, lema del encuentro de un centenar de grupos

Entrada de la biblioteca de Can Batlló, el recinto recuperado por los vecinos de Sants.
Entrada de la biblioteca de Can Batlló, el recinto recuperado por los vecinos de Sants.

Apuestan por construir las ciudades desde abajo. Por idear el entorno urbano de forma participativa, escuchando a quienes le dan vida cada día. Son un centenar de profesionales y colectivos de varios países —sobre todo de Europa y Latinoamérica— que durante el año confluyen en Arquitecturas Colectivas, un espacio en Internet donde comparten todo lo que hacen: experiencias, proyectos, talleres, recursos, convocatorias, agenda... Pero desde 2007 una vez al año echan el freno y celebran un encuentro físico en alguna ciudad. Comenzaron en Córdoba y han pasado por Girona, Valencia, Cáceres o Pasaia.

Este año se han citado en Barcelona, donde ayer arrancaron un nuevo encuentro que se prolongará hasta el domingo 13. El lema elegido es un aviso a navegantes (o gobernantes), casi un desafío: “La ciudad no se vende, se vive”. Lo explica uno de los portavoces del encuentro, Joan Vitòria, del colectivo El Globus Vermell: “En Barcelona se está produciendo un empoderamiento, hemos pasado de estar amuermados a la acción. La crisis, entre otras razones, pero sobre todo la crisis, ha llevado a una apuesta de todos los sectores de las administraciones por volcar dinero en el turismo en detrimento de la gente. Y la gente se ha cansado y ha pasado de exigir, a la acción, a organizarse”.

Siete días de talleres e itinerarios

Lunes 7. Autoconstrucción en ConnectHort (Poblenou) y paseo por Sant Andreu. Tarde, encuentro en Flor de Maig.

Martes 8. Gestión y uso de solares (Germanetes) y por la tarde encuentro en el mismo espacio del Eixample

Miércoles 9. Itinerarios y talleres en espacios de Vallcarca y Montjuïc. Encuentro vespertino en la Barceloneta

Jueves 10. Presentación de colectivos en el CCCB. Tarde centrada en la vivienda en Can Batlló

Viernes 11. Paseos por Glòries, Badalona y Santa Coloma. Confluencia por la tarde-noche en Can Masdeu

Sábado 12 y domingo 13. Talleres en Bon Pastor y L’Hospitalet. Tarde en Ateneu Santboià. Fin en Can Peixauet

La cita anual de Arquitecturas Colectivas se produce “en un momento dulce para los movimientos sociales de la ciudad”, reconoce Vitòria. Unas semanas después del desalojo del centro social ocupado Can Vies y de que las movilizaciones posteriores hicieran dar marcha atrás al Ayuntamiento. Y justo después de la presentación pública de Guanyem, el embrión de una candidatura a las elecciones municipales que apuesta por la política hecha desde abajo. Además, ahora mismo en la capital catalana hay proyectos que se han convertido en referentes para la forma de hacer ciudad que defiende Arquitecturas Colectivas. Como Can Batlló —que además de los espacios ya en marcha, junto al colectivo La Col está detrás del ambicioso proyecto de una cooperativa de viviendas de alquiler—; los ateneos L’Harmonia (en Sant Andreu) o Flor de Maig (Poblenou) o el solar Germanetes (Eixample) que los vecinos han hecho suyos ante el inmovilismo del Consistorio.

Las siete jornadas del encuentro repetirán el mismo esquema. Por la mañana habrá talleres e itinerarios dispersos por toda la ciudad, donde los colectivos locales harán de anfitriones; y por las tardes, la actividad se concentrará en un solo emplazamiento donde confluirán todos los participantes para visitar un espacio o distrito, celebrar un debate y acabar compartiendo cena. Todo abierto a quien quiera, gratis “y con cero subvenciones”, aclara la organización.

El carácter abierto hace difícil calibrar la asistencia, pero solo los colectivos de la red moverán a entre 150 y 200 personas. Este año, con destacada presencia de proyectos de Italia. Entre las actividades, talleres sobre la activación de solares en desuso; de recuperación de la memoria del barraquismo, de autoconstrucción; o itinerarios sobre la transformación de Glòries, la Barceloneta o Can Peixauet (Santa Coloma). Entre los colectivos que acuden a Barcelona figuran, además de los mencinados, la cooperativa Celobert, Encajes Urbanos, Lemur, Tercer Paisaje o Arquitectos Sin Fronteras.