Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vasco estudiará entre 200 y 400 casos para su informe de torturas

El Parlamento recibe la propuesta de proyecto de investigación que abarca de 1960 y 2010

El Gobierno vasco ha remitido al Parlamento de Vitoria su propuesta de proyecto de investigación de la tortura en Euskadi entre 1960 y 2010 que se elaborará basándose en las denuncias de entre 200 y 400 casos. El Ejecutivo autonómico encargó el pasado mes de marzo la elaboración de este estudio a un equipo dirigido por el forense Francisco Etxeberria y al Instituto Vasco de Criminología.

Las bases de este estudio, que se va a desarrollar en los próximos dos años y medio, fue entregado esta semana a la Secretaría de Paz y Convivencia del Gobierno vasco por quienes lo van a elaborar. Su objetivo es desvelar la incidencia real del fenómeno de las torturas en Euskadi en estos 50 años y establecer unas conclusiones en materia de reconocimiento, reparación y prevención.

Para su elaboración se realizará un análisis de la información documental disponible sobre la prevalencia de malos tratos y torturas, o los elementos que analizan la investigación judicial en estos casos. Asimismo, se recabará toda la información existente en diferentes fuentes sobre los casos de tortura y malos tratos, y, si es posible, se tratará de contar con la víctima para verificar la información.

El objetivo será elaborar un censo en el que se recojan el número de casos, una clasificación por sexo, edad, territorio de la detención, motivo de la misma, situación legal tras la detención y cuerpo policial que la efectuó.

El estudio será realizado por un equipo dirigido por el forense Francisco Etxeberria

La investigación se hará a partir de entre los 200 y 400 casos que se seleccionarán de entre las denuncias recogidas y se clasificarán en cuatro épocas: 1960-1978; 1978-1990; 1991-2000; y 2001-2013. Además, se hará un estudio cualitativo y específico de casos emblemáticos de en torno a 40 seleccionados del grupo anterior con el fin de conocer "la experiencia humana de las víctimas, las consecuencias sufridas, las respuestas sociales e institucionales recibidas y el impacto en la vida de las víctimas, más allá de los datos estadísticos o la valoración médica o psicológica de los casos".

Con todas estas investigaciones se redactará el informe final con una serie de conclusiones y recomendaciones basadas en la experiencia comparada internacional en materia de investigación, reconocimiento, reparación y prevención de la tortura y malos tratos.

Esta propuesta de proyecto enviado a los grupos del Parlamento vasco también ha sido remitida al Comité de Prevención de la Tortura del Consejo de Europa para su valoración. El secretario general de Paz y Convivencia, Jonan Fernández, presentó en marzo al presidente de este organismo, Latif Hüüseinof, esta iniciativa que fue acogida "muy favorablemente" por este órgano, según ha asegurado el Ejecutivo de Vitoria.

Esta investigación responde a la iniciativa sexta del Plan de Paz y Convivencia del Gobierno vasco y se enmarca en el marco del primero de los tres grandes compromisos que define el Plan: la clarificación del pasado. Dicho plan establece que no se puede construir "el futuro como si nada hubiera ocurrido en el pasado", ya que "lo padecido es demasiado grave" y se debe "poner luz sobre la violencia y sobre cada vulneración de Derechos Humanos para poder hacer efectivos los principios de verdad, justicia y reparación".