Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un lugar no solo para carreras

Anoche comenzó la temporada de carreras nocturnas de verano y este domingo se celebra el Gran Premio de Madrid, la carrera más importante de España

El público del hipódromo, el pasado domingo, observando una carrera. Ampliar foto
El público del hipódromo, el pasado domingo, observando una carrera.

Corazón Canarias se pone a la cabeza del resto de caballos, parece que va ganar, parece que va ganar… ¡y gana! Al borde de la pista un grupo de jóvenes lo celebra con algarabía. Son los hermanos Espartosa y sus amigos: “habíamos apostado y hemos acertado", dicen. "Desde niños nos gustan los caballos y nuestros padres nos traían al Hipódromo de la Zarzuela, así que ahora venimos de vez cuando". El hipódromo tiene un público fiel, pero limitado. Después de una larga temporada cerrado, hasta su reapertura en 2005, tratan de recuperar a una generación de aficionados perdida dándole un giro a este gran espacio a través de actividades culturales y de ocio. Esta noche tocan Los Enemigos y Kiko Veneno, y en adelante se esperan otras actividades, en una iniciativa que han bautizado como Open HZ. “Los 10 años de cierre nos hicieron perder a una generación de aficionados que deberían haber conocido el hipódromo de niños", explica la presidenta Faina Zurita, “además, antes los medios estaban más atentos, pero dejaron de seguirlo y cuando reabrimos había muchas otras opciones de ocio. Y pronto llegó la crisis”. Desde la terraza en la que nos encontramos se ve el paddock, un hermoso espacio arbolado donde los entendidos observan a los caballos antes de cada carrera. “Hemos ampliado nuestra oferta de gastronomía, uno puede venir a ver las carreras y comer o cenar o tomarse una cerveza. Además, ofrecemos actividades gratuitas para los niños, como montar en pony”.

Anoche comenzó la temporada de carreras nocturnas de verano y este domingo se celebra el Gran Premio de Madrid, la carrera más importante de España, en la que además se disfrutará del mercadillo de moda La Huella Market o el Festival del Sombrero, un evento inspirado en el Ladies Day inglés y el hipódromo de Ascot en el que las asistentes recibirán asesoramiento sobre el protocolo. En julio, durante dos fines de semana, tendrá lugar aquí el festival Tomavistas en el que actuarán bandas como León Benavente, Sidonie, Triángulo de Amor Bizarro, Guadalupe Plata, Nudozurdo o Tigres Leones, entre otras. El día 23 de julio tienen lugar una velada de boxeo Premium. Y en septiembre llegará el concierto de Macaco. Anteriormente se han celebrado festivales de la cerveza o exposiciones de motos de competición.

Pero el Hipódromo de la Zarzuela, de propiedad pública, no es solo carreras y ocio. En un espacio de 110 hectáreas hay cuadras y campos de entrenamiento para más de 450 caballos. Aunque es deficitario, genera impuestos y empleo, alrededor de cinco puestos de trabajo por caballo: “Aquí trabajan entrenadores, herradores, veterinarios, fisioterapeutas, etc”, explica Juan Carlos Bolaños, uno de los propietarios de la cuadra Grupo Bolaños Gran Canaria, de la que salió el gran campeón Noozhoh Canarias. Habla en el exclusivo Club Carudel del hipódromo, reservado a personas que tengan más de tres caballos y en el que solo se puede entrar con chaqueta y zapatos: “tener una cuadra de caballos”, explica, “se hace más por afición que por negocio, pero cuando te nace un campeón sí que puedes tener buenos ingresos”. El hipódromo se queda con el 30% de lo que se apuesta y esperan que pronto la ley, ya aprobada, permita que se puedan hacer apuestas externas, desde fuera del hipódromo, lo que según la presidenta aumentaría exponencialmente los ingresos.

“Lo que buscamos con las actividades culturales es que la gente venga con cualquier excusa y conozca este espacio”, concluye Zurita, “que los madrileños dejen de vivir de espaldas al hipódromo”.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram