Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado el exconsejero Ausàs a cuatro años de cárcel por contrabando de tabaco

El exresponsable de Gobernación fue grabado cargando tabaco para llevarlo a Barcelona

Jordi Ausàs durante el juicio. Ampliar foto
Jordi Ausàs durante el juicio.

Jordi Ausàs, consejero de Gobernación de la Generalitat durante el tripartito de izquierdas, acabará en la cárcel si instancias superiores no revocan la sentencia de la Audiencia de Lleida que lo condenó ayer a cuatro años de prisión. Tres años y nueve meses por un delito continuado de contrabando de tabaco, y otros tres meses por pertenencia a grupo criminal. Además, deberá pagar una multa de 195.000 euros. El fiscal había solicitado para él una pena de más de seis años.

De los otros 12 acusados, siete han sido condenados por los mismos delitos y el resto, absueltos, incluida la esposa de Ausàs. La mayor pena —cinco años de cárcel— ha recaído sobre el coordinador del grupo, Ramón V., y sobre Julián G., brigada de la Guardia Civil y segundo en el mando en la aduana de La Farga de Moles. El guardia se encargaba de transportar el tabaco desde Andorra a sabiendas de que nadie le pararía ni registraría su vehículo.

La sentencia declara probado que Ausàs, exmilitante de Esquerra Republicana de Catalunya, formaba parte de un grupo que se dedicaba a la importación y distribución ilícita de tabaco de Andorra, usando como base principal para su almacenaje un garaje de La Seu d’Urgell, localidad de la que Ausàs fue alcalde antes de entrar en el Gobierno catalán. La función del exconsejero dentro del grupo consistía en llevar el tabaco a su domicilio, embalarlo en cajas sin distintivo para después trasladarlo de madrugada con su propio vehículo a Barcelona para su venta y distribución.

El tribunal considera que Ausàs vendió tabaco extracomunitario desde, al menos, el verano de 2010, fecha en la que aún era consejero de Gobernación y Administraciones Públicas de la Generalitat. Sus cargos, razona la sentencia, exigen “una especial impecabilidad de comportamiento”, por lo que merece un mayor reproche por su conducta que el resto de acusados.

La sentencia añade que la presencia de Ausàs en el box donde se guardaba el tabaco era reiterada desde finales de mayo hasta el 10 de julio de 2012, donde acudió en 22 ocasiones utilizando un Audi de su propiedad y un Suzuki Vitara de su esposa. Las filmaciones de los Mossos d’Esquadra demostraron que participaba activamente en la trama, facilitando el acceso al garaje a otros acusados y cargando bolsas. En los vídeos se ve al exdirigente, de forma clara, cargar cajas de cartón de grandes dimensiones; incluso se aprecia la marca de tabaco. Las llamadas telefónicas también demostraron que mantenía un contacto reiterado con los otros miembros del grupo y con compradores de Barcelona, que le hacían pedidos vía SMS.

La sala, sin embargo, no considera probado que Ausàs cometiera los delitos “al amparo de una especial facilidad derivada de sus cargos”. La mayoría de sus desplazamientos, sigue la sentencia, se producían de madrugada para evitar ser sorprendido. El tabaco decomisado en el operativo policial está valorado en cerca de 50.000 euros. En casa de Ausàs, los agentes hallaron tabaco por valor de 14.500.

Más información