Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía cree a Messi y le salva

El Ministerio pide que al juez que archive la causa contra el jugador porque ignoraba el fraude a Hacienda

Messi a la salida de los juzgados de Gavà.
Messi a la salida de los juzgados de Gavà.

“La plata la maneja mi papá y yo confío en él”. Sobre esa frase, que Leo Messi pronunció ante la juez que le imputó, pivota el andamiaje argumentativo que va a permitir al delantero argentino poner fin a sus problemas con la justicia. La Fiscalía considera “ciertamente creíble” que Messi ignoraba por completo cómo se gestionaban sus derechos de imagen y el pago de impuestos. Por ese motivo, pide al juez que archive la causa contra la estrella azulgrana, pero que siga adelante respecto a su padre y representante, Jorge Horacio Messi, considerado el arquitecto de un entramado que permitió al delantero defraudar 4,1 millones de euros a la Hacienda española entre 2007 y 2009.

El camino queda así desbrozado para Messi tras varios meses de intensas conversaciones entre la Fiscalía, la Abogacía del Estado, la Agencia Tributaria y los abogados del jugador. En un escrito de nueve páginas, el ministerio público concluye que la estrella azulgrana “no intervino en la toma de decisiones” que llevaron a crear un entramado societario para eludir el pago de impuestos. Ni siquiera cuando, en 2005, alcanzó la mayoría de edad. Esa tarea fue exclusiva de su padre, definido por la fiscal Raquel Amado como el “alter ego” del jugador.

En junio de 2013, la Fiscalía se querelló contra Messi y su padre por haber simulado la cesión de los derechos de imagen del jugador a empresas ubicadas en paraísos fiscales. Durante la época investigada, Messi ingresó 10,1 millones de euros de grandes empresas —Banc de Sabadell, Adidas, Pepsi, Danone o Konami, entre otras— por la explotación comercial de su imagen. El jugador debería haber pagado, en concepto de IRPF, un total de 4,1 millones al fisco. La fiscalía consideraba entonces que la “iniciativa” partió del padre, pero que Messi la “ratificó” y “consintió” más tarde. Ahora, tras un año de investigación, rectifica y concluye que el delantero “no conocía realmente el alcance, dimensión, finalidad y efectos del entramado societario” ideado por su padre.

La Fiscalía cree responsable solo al padre de Leo de la creación de un entramado societario para eludir el pago de impuestos

En favor de Messi también juega la declaración, como testigos, de los dos inspectores de la Agencia Tributaria que llevaron el caso. Ambos sostuvieron que Messi “no sabía nada al respecto”. La Fiscalía también valora los documentos aportados por la defensa; en concreto, un certificado que acredita que Messi completó estudios hasta 4º de ESO.

Ignorar una ley no exime de cumplirla. La fiscal, sin embargo, se apoya en la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre delitos fiscales para argumentar que un contribuyente puede ser absuelto y, al mismo tiempo, alguien de su entorno condenado como “inductor o cómplice”. Messi defraudó al fisco. Pero no hay “culpabilidad” porque lo hizo “sin conocimiento” de que lo hacía. El responsable, sigue la Fiscalía, es el padre. En su declaración, éste admitió que se encargaba “de controlar la gestión económica” y “negociar los contratos publicitarios y de patrocinio” de Messi, quien “se limitaba a seguir sus indicaciones”.

La Fiscalía pide a la juez de Gavà que ponga fin a la instrucción y mantenga imputado al padre. La juez tiene la última palabra en un caso que ha obligado a Messi a rascarse el bolsillo. Tras ser imputado, el argentino desembolsó cinco millones como “pago reparatorio”. Más tarde, presentó dos declaraciones de la renta complementarias y abonó otros diez millones —de los ejercicios 2010 y 2011— para prevenir nuevos problemas con la justicia.

Más información