Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Panrico ponen fin a ocho meses de huelga en Santa Perpètua

La asamblea critica el papel de la Generalitat y el inmovilismo de la dirección

Trabajadores de Panrico en una asamblea.
Trabajadores de Panrico en una asamblea.

La asamblea de trabajadores de Panrico ha desconvocado esta tarde la huelga que mantienen 200 empleados de la planta de Santa Perpètua desde hoy hace justo ocho meses contra el Expediente de Regulación de Empleo (ERE). La votación se ha saldado con 98 votos a favor de volver al trabajo, 45 partidarios de seguir la huelga y tres nulos.

La votación de esta tarde se produce tres semanas después de la asamblea en la que los huelguistas decidieron seguir con la protesta coincidiendo con la sentencia de la Audiencia Nacional que avaló el grueso del ERE que contempla el despido de 745 trabajadores. Justo hoy se ha conocido la decisión del mismo tribunal que ha declarado nulo el despido de 821 trabajadores en otro ERE de Coca-cola.

Pero si hace tres semanas las espadas estaban en alto y los trabajadores consideraron que mantener el largo paro les daría más margen de maniobra para negociar, hoy el cansancio se ha hecho más visible que nunca. El inmovilismo de la empresa tiene también mucho que ver en la desconvocatoria.

Con un Expediente de Regulación Temporal sobre la mesa, el próximo martes proseguirán las negociaciones entre empresa y trabajadores sobre cómo será la reincorporación al trabajo. La fábrica lleva ocho meses cerrada y la empresa asegura que necesitará entre medio año y un año entero en ponerla a punto. El plazo de negociación del ERE finaliza el jueves 19.

Durante la asamblea de esta tarde la mayor parte de las críticas se las ha llevado la Generalitat por su papel en el conflicto. Los huelguistas han reprochado a la administración catalán “no escuchar y justificar siempre a la empresa”. Especial enfado causó la decisión del mediador de la consejería de Empresa y Empleo, Jordi Miró, que esta semana apoyó la decisión de la dirección de no dejar entrar al comité de huelga en una visita a la fábrica.