Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hurtos a turistas han disminuido un 11% en un año en Cataluña

El consejero de Interior atribuye el descenso de las faltas a la responsabilidad compartida

El número de delitos y faltas relacionadas con el sector turístico disminuyeron un 9’7% en 2013 en comparación con el año anterior en el conjunto de Cataluña. Los hurtos, la conducta delictiva más padecida por los turistas, bajaron hasta un 11%. El consejero de Interior, Ramon Espadaler, que inauguró ayer las I Jornadas Turismo y Seguridad en Lloret de Mar (Selva), lo atribuyó a la coordinación entre cuerpos policiales, la judicatura y el sector turístico.

Espadaler destacó que no se trata de un hecho puntual, sino de una tendencia que se mantiene desde 2010, algo que el consejero atribuye a la “responsabilidad compartida” entre todos los sectores implicados. Para el político la seguridad en el sector turístico depende de dos aspectos: las cifras de los delitos conocidos y la percepción de seguridad que se tiene. Una percepción que, según Espadaler, no puede ser buena con episodios como los de Can Vies: “Es evidente que cuando se proyectan imágenes de contenedores quemados no invitan a un turismo que es el que nosotros queremos”. Los  refuerzos de seguridad para el verano llegarán por Sant Joan y acabarán por la Diada. Se concentrarán  en los lugares con más turistas, "que son los que más requieren los servicios policiales", ha avanzado el consejero.

Cataluña recibe anualmente unos 15’6 millones de turistas y tiene una ratio de 4’6 policías, (contando también cuerpos estatales y locales) por cada 1.000 habitantes, una cifra superior a la media europea, que es de 3’37. El comisario jefe de los Mossos, Josep LLuís Trapero, destacó que no siempre el turista es víctima, sino que también protagoniza faltas, delitos o conductas incívicas. Algunas de ellas, se localizan en la misma población de Lloret casi cada año, como pueden ser las peleas tumultuarias o el conocido como balconning. Precisamente en 2012 dos personas murieron y una resultó herida de gravedad al ponerlo en práctica, y el año pasado las víctimas de esta peligrosísima moda fueron un muerto y tres heridos graves.