Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

¿Por qué no ahora?

La ciudadanía necesita un nuevo pacto social que garantice sus derechos

El anuncio de abdicación del Rey ha puesto sobre la mesa una cuestión de fondo que debe ser abordada desde todos los ámbitos, la necesidad de una reforma constitucional que dé como resultado un nuevo gran pacto social en el que se garanticen los derechos que les han sido arrebatados a la ciudadanía, una nueva estructura territorial y un modelo de Estado y de jefatura ratificados por la sociedad en referéndum.

Esta cuestión no es ninguna novedad porque eso fue la Constitución de 1978, un gran pacto social de conciliación en el que se recogían derechos fundamentales para toda la ciudadanía y donde se abogaba por un modelo de Estado concreto. Pero, como digo siempre, los pactos y los acuerdos se hacen para cumplirlos y, desgraciadamente, en los últimos años los incumplimientos por parte de los Gobiernos existentes han sido una constante. Como el que llevaron a cabo en 2011 PSOE-PP, que más que incumplimiento fue una traición a toda la ciudadanía al aprobar con una reforma exprés la modificación del artículo 135 de la Constitución en pleno mes de agosto y por la vía de urgencia para evitar una contestación social a todas luces asegurada.

Esa modificación, que prioriza el pago de la deuda sobre cualquier otra partida presupuestaria y que obliga al Estado y a las comunidades autónomas a no endeudarse por encima de lo impuesto por Europa, ha traído consigo una oleada de recortes sociales y laborales que, junto a las reformas del actual gobierno y la crisis, han puesto a una gran parte de la ciudadanía al borde de la exclusión social. Por eso desde CC OO pedimos que se suprima esa modificación echa de espaldas a toda la sociedad, y qué mejor oportunidad para hacerlo que el actual contexto, en el que el anuncio del Rey de abdicar a la Corona tiene que servir como punto de partida para que se abra un debate sobre el modelo de Estado que queremos y se dé una reforma de la Constitución para hacer frente a los nuevos retos económicos, sociales y políticos que se le plantean a España y a Andalucía.

Ya ha quedado demostrado que el modelo actual está agotado, fruto de unas políticas económicas y sociales absolutamente empobrecedoras, de la incapacidad de los Gobiernos y de la propia Casa Real, de dar respuesta a las necesidades más básicas de la ciudadanía que es quien ha sufrido las consecuencias de esa mala gestión. Por eso la sucesión al trono no puede ser tampoco una cortina de humo de los partidos políticos para distraer de temas tan prioritarios como el desempleo, la precariedad laboral, la protección social o los recortes en todos los ámbitos públicos, porque las personas, con abdicación o sin ella, los siguen padeciendo.

La ciudadanía lo que sí necesita es un nuevo pacto social en el que se garanticen sus derechos, se regenere la democracia y las propias instituciones vuelvan a prestigiarse ante la sociedad que ha perdido la confianza en ellas. Para CC OO, la sucesión al trono es la oportunidad para que ese pacto se abra camino, los partidos políticos enmienden los errores cometidos y, haciendo honor al nombre de nuestro sistema de gobierno, inicien un proceso constituyente de manera que se suprima la dañina modificación de 2011, se dé más participación a la ciudadanía en cuestiones de interés general y se blinden derechos y libertades para que ninguna decisión arbitraria o al servicio de los mercados pueda volver a arrebatárnoslo.

Si España presume de democracia ahora es un buen momento para demostrarlo.

Francisco Carbonero, secretario general de CC OO en Andalucía.