Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Experimentación, rigor… y diversión

Las Picnic Sessions traen en verano a la terraza del Centro de Arte 2 de Mayo las propuestas artísticas y musicales más frescas y sorprendentes

La azotea del Centro de Arte 2 de Mayo, durante una de las actividades que se celebraron.
La azotea del Centro de Arte 2 de Mayo, durante una de las actividades que se celebraron.

Bajo el cielo mostoleño, en las noches cálidas del verano, puede ocurrir cualquier cosa, hasta la más rara. El Centro de Arte 2 de Mayo (CA2M) abre su terraza a las Picnic Sessions, un espacio diferente en el que, en palabras de su director Ferran Barenblit, “podemos experimentar con materias primas que tal vez no caben en las actividades regulares o exposiciones del centro”. Estas sesiones, de entrada gratuita, comenzaron el pasado jueves y se extenderán a todos los jueves hasta el 17 de julio. Se verá cine expandido, recitales poéticos, experiencias gastronómicas, música electrónica, ruido e improvisación, piezas audiovisuales artístico-terroristas o laboratorios de orejas. Entre otras muchas cosas, como la performance, género en auge, que está siendo esta temporada uno de los caballos de batalla del CA2M, sobre todo de mano de la exposición Per/Form. Cómo hacer cosas con [sin] palabras, hasta el 21 de septiembre.

Cada año se busca en las Picnic un tema a desarrollar, y el de este es la idea de silencio. “Lo que sucede en los momentos de silencio, las cosas dichas a medias, los gestos mínimos, las situaciones al límite entre diferentes espacios. Como se hace en la terraza también quisimos hacerle un guiño al vecindario y hacer cosas que no fueran muy ruidosas”, explica el comisario José Luis Villalobos, responsable de la programación junto con el colectivo artístico Jeleton. El lema que engloba todo esto es Del silencio y sus presencias. “Las disciplinas artísticas suelen estar muy encasilladas, aquí buscamos la mezcla de los diferentes formatos”, continua el comisario, “también servir como plataforma para artistas emergentes de Madrid y mostrar las propuestas de artistas de otros lugares. Esta es nuestra seña de identidad”.

Las 'pic-nic sessions'

DESPIECE

Un picnic experimental

12 de Junio: recital de María Salgado y Fran MM Cabeza de Vaca; y videoplaylist de Terrorismo de autor.

19 de junio: concierto de Jef Barbara; y encuentro con el grupo artístico Mujeres encinta.

26 de junio: tarde dedicada a la performance con Marc Vives, Jaume Ferrete y Rafa Marcos Mota.

3 de julio: “laboratorio de orejas” de Alex Mendizábal; concierto resultante del taller de improvisación con Mattin; y vídeo-creaciones de Chus Domínguez.

10 de julio: conferencia del artista Serafín Álvarez; performance del coreógrafo Pere Faura; y propuesta del artista multidisciplinar Tres sobre el silencio.

17 de julio: propuesta de Fermín Jiménez Landa y concierto Plannigtorock y Heatsick.

En la primera jornada la cosa giró en torno a la gastronomía, concretamente en torno a los pimientos. De cuitlachilis, jalapeños y morrones: una degustación crítica del pimiento fue el nombre de la conferencia gastronómica inaugural. “La tecnóloga María Ptqk se ha interesado por el pimiento como vehículo de la historia tecnopolítica, de los procesos sociales que se han desarrollado alrededor, desde la América Precolombina hasta su difusión mediante el comercio por todo el territorio”, explica Carlos Monleón. Todo ello ilustrado por la degustación crítica de pimientos preparada por los “gastrósofos” Espada y Monleón y con la presentación de Silvia Nanclares. “Presentamos interpretaciones elaboradas de los pimientos en formas diferentes que ilustran el discurso con una pequeña escenografía”, dice Monleón. Su arte gastronómico, arte que se puede comer, es una apuesta sin duda novedosa a pesar de la larga trayectoria del dúo, “pero es un formato que genera una respuesta rápida y visceral del público. En este medio, la comida, todo el mundo tiene una opinión sobre el asunto”, dice. Cerraron la noche (el programa siempre es, como mínimo, doble) los británicos Matt Wand y Ben Gwilliam, con sus espectáculos I Married a Foley Footstep! y Hands of Hair, una velada de ventrilocuismo cinematográfico que se basa en la sonorización en directo de películas en Super 8 y material de serie B.

 Por si fuera poco, en las siguientes sesiones tendremos más cosas sorprendentes. El espectáculo Todo incluido, del colectivo Terrorismo de Autor combina humor, viralidad, activismo y nouvelle vague, a través de piezas audiovisuales político-sociales para crear un remake del mayo francés del 68. Alex Mendizábal enseñará a construir orejas a aquellos que están hartos de escuchar siempre lo mismo. El performer y bailarín Pere Faura, en Bomberos con grandes mangueras revisita el imaginario pornográfico como práctica coreográfica. El artista multidisciplinar Tres está centrado en la investigación del silencio a través de cócteles silenciosos o el apagamiento integral de edificios, y vendrá a Móstoles a seguir intentando traducir la ausencia de sonido. Rafa Marcos Mota se define como “travesti entera, artista de la noche. Reptiliana. No le cabe la ropa en el armario. Su vida entera es armario. No tiene dinero para operarse. No sabe qué operarse. Quisiera operarse a sí misma. Quiere ser Internet”. En las Picnic Sessions trae su charla-performance Al menos tres canciones de un travesti en el espacio. La programación es extensa y puede consultarse en www.ca2m.org. El colofón lo pondrá, el 17 de julio, un género que ha ido perdiendo peso a través de las diferentes ediciones de las Picnic Sessions, la música, con el concierto electrónico de Planningtorock y el house experimental de Heatsick. Por último, el Festival Autoplacer de música sumergida y su concurso de maquetas, vinculados a las Picnic, se celebrarán en una planta entera del centro el 25 de octubre.

“Todo esto va saliendo de un plano de ideas que se va tejiendo en el centro: cosas que surgen de las propias exposiciones o de la interacción con el público. Este entramado sirve de base para todo lo que vamos haciendo”, explica el director. Las Picnic Sessions son una buena oportunidad para acercarse al CA2M para aquellos que no lo visitan a menudo pero, según explica Barenblit, “en este centro nada se hace como herramienta para captar público. Aunque esta sea una experiencia divertida, porque estamos en verano, al aire libre y tomando una cerveza, no olvidamos el rigor a la hora de llevarla a cabo, ni tampoco el gusto por la experimentación. Esos son los tres pilares de las Picnic Sessions: diversión, rigor, experimentación”.