Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP suspenderá un mes como diputada a Mònica Oltra

Inhabilitará a la líder de Compromís por negarse a ser expulsada de las Cortes

Mònica Oltra ayer en las Cortes Valencianas. Ampliar foto
Mònica Oltra ayer en las Cortes Valencianas.

Hace mucho tiempo que entre Juan Cotino y Mònica Oltra saltan chispas. El primero tuvo un grave desliz cuando le dijo públicamente: “Tendría vergüenza, si fuera padre, de tener una hija como usted, aunque probablemente no lo conoce”. Después se disculpó, pero Cotino, presidente de las Cortes Valencianas, es blanco de críticas de toda la izquierda, que ha pedido reiteradamente su dimisión por su papel en casos como el accidente del metro, los negocios en torno a la visita del Papa a Valencia en 2006 y la relación de sus empresas familiares con casos de corrupción.

“Señora Oltra, la llamo al orden por primera vez (la señora Oltra habla con el micrófono desconectado). Pues la llamo por segunda vez y le advierto que tendrá que salir de la casa (la señora Oltra habla con el micrófono desconectado). Pues vamos a ver (voces) tengo la legitimidad para llamarla al orden por tercera vez y advertirla que tiene que abandonar esta sala (voces de la señora Oltra con el micrófono desconectado, dice. ‘Da igual’) Pues tiene usted que abandonar la sala”. Así recoge el diario de sesiones la decisión de Cotino de expulsar a Oltra, diputada y portavoz adjunta de la Coalició Compromís, que se negó a obedecer la orden alegando que no oyó la segunda de las advertencias, formuladas en un breve espacio de tiempo, y acusó a Cotino de no ser imparcial.

El incidente, ocurrido el 8 de mayo, obligó a Cotino a suspender el pleno. El presidente de la Cámara no la sancionó con un pleno o dos, como es su potestad, y decidió aplicarle un artículo del Reglamento de las Cortes Valencianas, copiado de otro del Congreso de los Diputados, que prevé la “suspensión temporal de la condición de diputada”, en este caso por un mes, y que debe decidirse en un pleno a puerta cerrada.

Como se trata de un procedimiento inédito, ha provocado un pulso de la Mesa del Parlamento, dominada por el PP (los socialistas se oponen a la sanción), con la diputada de Compromís, que presentó alegaciones en las que recusa a Cotino “por animadversión manifiesta y notoria”. Los precedentes de suspensión por negarse a obedecer una orden de expulsión —del nacionalista gallego Xosé Manuel Beiras en 1993, que el Tribunal Constitucional anuló, y de la diputada socialista en la Rioja Inmaculada Ortega en 2010, que confirmó el alto tribunal— reportaron sanciones de suspensión de derechos parlamentarios, pero no la suspensión temporal de la condición de diputado, una suerte de inhabilitación que Oltra considera inconstitucional.

La Mesa de las Cortes acordó ayer, solo con los votos del PP, que se sancione a la diputada. Para ello convocó un pleno extraordinario, a puerta cerrada, el próximo miércoles, al que los parlamentarios de Esquerra Unida ya han anunciado que no asistirán porque no van a “hacer el juego a Cotino en un espectáculo que desprestigia a la institución”.

Más información