Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu no cree que las palabras del alcalde de Sestao fueran racistas

Acusa al resto de grupos de realizar un "uso partidista"

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado “totalmente inapropiadas” las palabras del alcalde de Sestao, Josu Bergara, que hace meses realizó unas declaraciones ante un grupo de profesionales del sector inmobiliario en torno a los inmigrantes y los delincuentes, con las que acabó aseverando que "la mierda ya no viene a Sestao, si no la echo yo y ya me encargo yo de que se vayan a base de hostias". Urkullu se ha centrado en el pleno de control al Gobierno en el Parlamento en las declaraciones, cuya grabación fue difundida la pasada semana, y en la reunión que Bergara tuvo con varios colectivos de inmigrantes un día después de la polémica. El jefe del Ejecutivo ha asegurado que sus palabras "no son racistas" porque fueron "manipuladas", ha resaltado que "inmigración no es sinónimo de delincuencia" y que no hay racismo en las instituciones lideradas por el PNV.

Bajo el paraguas de la judicialización del asunto por parte de SOS Racismo, el jefe del Ejecutivo ha eludido referirse al fondo de la cuestión, la negativa del Ayuntamiento de Sestao a empadronar a familias inmigrantes denunciada por los colectivos sociales y sobre la que ha intervenido el Ararteko en varias ocasiones, la última esta misma semana. El Gobierno indicó el martes que no le constan denuncias de inmigrantes al servicio de atención a inmigrantes que tiene la administración autonómica.

El jefe del Ejecutivo afea el "uso partidista" de las declaraciones

La parlamentaria de EH Bildu Diana Carolina Urrea ha señalado que la negativa a empadronar inmigrantes, lo que genera la imposibilidad de acceder a determinados servicios y ayudas, "debería tener consecuencias políticas". También Gorka Maneiro (UPyD) ha reclamado que las palabras de Bergara y su referencia a que incumple habitualmente la legislación supongan una exigencia del lehendakari de dimisión y, de lo contrario, es necesario que el PNV lo "expulse" porque "las disculpas son insuficientes". "¿No le parece suficiente que un lehendakari diga de un compañero de partido que sus palabras son inadecuadas?", le ha preguntado Urkullu.

El lehendakari ha resaltado que "Sestao ha sido siempre un municipio de acogida; el problema es de delincuencia y de falta de civismo en una zona concreta" de la localidad, en referencia al barrio de Txabarri. Tras repetir la explicación del alcalde del PNV, de que sus declaraciones no se referían al colectivo de inmigrantes sino al de los delincuentes, Urkullu ha tenido palabras de crítica también para los partidos políticos. En este sentido, ha mostrado su "rechazo" a lo que ha considerado una "utilización partidista” de unas declaraciones “manipuladas” a cuatro días de las elecciones europeas del pasado domingo.

EH Bildu y UPyD ven insuficientes las peticiones de disculpas del alcalde