Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE se crece en Andalucía y supera al PP en más de nueve puntos

Izquierda Unida obtiene más del doble de votos que hace cinco años

El PP ha perdido en todas las provincias salvo en la de Almería

Susana Díaz, este domingo tras conocer los resultados de las elecciones. Ampliar foto
Susana Díaz, este domingo tras conocer los resultados de las elecciones.

Ganar aunque fuera por un solo voto en Andalucía era la meta que la presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE, Susana Díaz, se había puesto en las elecciones europeas de este domingo. Las encuestas internas se confirmaron pasadas las once de la noche del domingo y los socialistas andaluces podrán esgrimir a partir de ahora que vuelven a ser el partido preferido en la comunidad, tras las tres derrotas consecutivas de las municipales de 2011, las generales de ese año y las autonómicas de marzo de 2012. La participación fue del 43%, poco más de un punto que en 2009.

La última vez que en la sede socialista de San Vicente se celebró un buen resultado fue hace justo cinco años, en las europeas de 2009, cuando superó al PP por 8,5 puntos. Este domingo lo hizo por 9,3 puntos. La victoria del partido que lidera Díaz, a la que hay que atribuirle en primera persona el haber frenado el desgaste de su formación y la remontada, adquiere mayor dimensión si se compara con los resultados obtenidos por el PSOE en el resto de España. Este partido sólo ganó en Extremadura y Asturias. Andalucía es, de las comunidades más pobladas, la única que ha vuelto a mirar a los socialistas y además con un resultado muy contundente. La aportación del voto andaluz a la candidatura socialista fue abrumadora, del 26,2%, y ayudó a paliar la caída de la candidatura que encabezaba Elena Valenciano.

El PSOE obtuvo en la comunidad el 35,15% de los votos (932.057), frente al 25,86% del Partido Popular (685.868) y el 11,64% de Izquierda Unida (308.516), seis puntos más de los que sacó en las últimas andaluzas, con el 99,2% escrutado. Podemos en su estreno irrumpió con fuerza con un 7,11%, y casi igualó a UPyD con un 7,13%. En votos, los dos partidos mayoritarios perdieron sufragios en relación a hace cinco años: 333.866 se dejó el PSOE y 356.45, el PP. Mientras que IU ganó 171.485.

Estos resultados tienen un fuerte componente vitanímico en la militancia socialista, de cara a las elecciones municipales de dentro de un año, y que permitirán a Díaz esgrimir en los debates parlamentarios que su partido ha vuelto a ser el preferido por los andaluces. En la sede socialista se hablaba anoche de “vapuleo” al centro derecha andaluz. Pero no sólo en el Parlamento andaluz. Muchas federaciones escrutarán cualquier señal que emita a partir de ahora la líder de la organización socialista más numerosa y poderosa si, como vaticinan algunos, se inicia un coro de voces cuestionando a la dirección federal que pilota Alfredo Pérez Rubalcaba tras una nueva derrota ante el PP. El papel de Díaz, que estaba en la sede de su partido desde las siete de la tarde, va a ser determinante para acelerar, frenar o aplazar cualquier movimiento.

Fuentes del PSOE creen que con este resultado, Díaz, que accedió a la presidencia de la Junta hace ocho meses tras la sorpresiva dimisión de Griñán, ya está “legitimada” por los votantes. Son datos que añaden aún más fuerza a la figura de la sevillana como principal referente nacional del PSOE.

También Izquierda Unida puede ver refrendada en las urnas su gestión en el Gobierno de coalición, aunque la subida de Podemos, que ya inquietaba mucho en los últimos días de la campaña, ha podido restar potencia a sus previsiones de crecimiento iniciales. El partido que dirige Antonio Maíllo, en su debú electoral como máximo dirigente de IU, alcanza un porcentaje de apoyo similar al de las autonómicas de 2012.

Desde la marcha de Javier Arenas de la dirección del PP, hace dos años, este partido no levanta cabeza a escala regional. El presidente actual, Juan Manuel Moreno, un perfecto desconocido, ha evitado en todo momento en los 15 días de campaña marcar expectativas de triunfo. Al fin y al cabo lo más difícil de gestionar en política son las posibilidades al alza, y desde el minuto uno Moreno ha dicho a todo aquél que le ha querido oír que no se le puede pedir cuentas porque apenas lleva tres meses en el cargo. También ha recordado que nunca el PP ha ganado las europeas en Andalucía. Sin embargo, el resultado supone un considerabe traspié para los populares andaluces, sobre todo, cuando en otras comunidades donde gobiernan, que han acometido fuertes recortes, el desgaste del partido de la gaviota no ha frustrado el que haya podido ganar salvo en dos.

Los resultados sitúan al PSOE como el partido más votado en todas las provincias, menos en la almeriense, el principal feudo del PP. Los socialistas obtuvieron su mejor resultado en la provincia de Jaén, con casi el 43%, seguidas de Huelva y Sevilla. En las capitales de la comunidad, los populares fueron los más votados en cinco: Almería, Córdoba, Cádiz, Jaén y Granada. Los socialistas lo fueron en Sevilla, Huelva y, por muy poco, en Málaga.

Susana Díaz, ovacionada por los suyos, leyó los resultados en clave andaluza y soslayó la derrota cosechada en España: “En Andalucía, el PSOE ha ganado con claridad”.