Miquel Caminal, memoria democrática

El ex dirigente del PSUC falleció a los 61 años

Miquel Caminal
Miquel Caminal

No quiso nunca hacer bandera ni utilizarlo, pero cuando más arreciaron las críticas desde las filas de Convergència y el primer gobierno de Artur Mas contra él por su supuesta mirada sectaria y por la instrumentalización del Memorial Democràtic desde su cargo de director, Miquel Caminal contaba casi en voz baja que su abuelo, miembro de la Lliga, fue víctima de los anarquistas de la FAI en los primeros meses de la Guerra Civil en aquellos paseíllos que culminaban en la carretera de la Arrabassada. Quizá ese episodio marcó su voluntad de dedicación a la Historia y su inquebrantable compromiso con la memoria histórica, eso sí, sabiendo quién ganó y quién perdió en 1939. Pero ese tesón no le sirvió ayer para superar un cáncer de páncreas contra el que luchaba con especial crudeza desde febrero.

Nacido en Barcelona en 1952 en el seno de una familia burguesa pero claramente catalanista, en seguida mostró su compromiso político al formar parte de una hoy ya mítica pionera junta gestora de la Associació de Veïns de l’Esquerra de l'Eixample, que en 1974 el gobernador civil Martin Villa prohibió. Caminal, hermano de Josep (notable miembro de CiU) y de Francesc (abogado en el caso Puig Antich), militó en el PSUC entre 1970 y 1980 y posteriormente lo hizo en ICV, entre 1987 y 1997. Era la traslación de su colaboración activa con las izquierdas catalanistas, binomio éste que defendió y teorizó a lo largo de su carrera académica, que arrancó como licenciado en Ciencias Económicas y que concluyó como catedrático de Teoría Política, siempre en la Universidad de Barcelona, en la que trabajó intensamente hasta hace cuatro meses.

Esa voluntad de casar el catalanismo, la izquierda, la cuestión nacional y el federalismo le llevó al líder del PSUC Joan Comorera, del que realizó una exhaustiva biografía política que culminó en 1984 en su tesis doctoral: Joan Comorera i la revolució democràtica. Su bibliografía se completaría con títulos tan explícitos como, entre otros, Nacionalisme i partits nacionals a Catalunya (1998), El federalismo pluralista (2002) y Una lectura federal i republicana de l’autodeterminació (2007).

Vital, afable e incluso de broma fácil, no dudaba en cambio en manifestarse con contundencia. “El conservadurismo ha conseguido apropiarse del catalanismo en los primeros veinte años de este siglo y en los 20 últimos; en los primeros les ayudó el lerrouxismo y en los últimos un PSC sin política catalanista”, declaraba en 1999. “El nacionalismo de CDC es un nacionalismo instrumental y no resistencial, con voluntad de intervención en la política general del Estado”.

Presidente de la Comisión Asesora para la Reforma del Autogobierno (2004-2005), fue nombrado primer director del Memorial Democràtic (2008-2010). Partidario por coherencia vital de un verdadero federalismo asimétrico, en los últimos tiempos parecía entender el independentismo. “El hecho es que la propuesta federalista desde el catalanismo se estrelló contra un nacionalismo español dominado por el PP y dominador del PSOE. La respuesta independentista de una gran parte de los ciudadanos de Cataluña es, pues, lógica, después de tantos intentos de cambiar democráticamente y federalmente el Estado español”, escribió en diciembre.

El funeral se celebrará el domingo a la una del mediodía en el Tanatorio de Les Corts.

Sobre la firma

Carles Geli

Es periodista de la sección de Cultura en Barcelona, especializado en el sector editorial. Coordina el suplemento ‘Quadern’ del diario. Es coautor de los libros ‘Las tres vidas de Destino’, ‘Mirador, la Catalunya impossible’ y ‘El mundo según Manuel Vázquez Montalbán’. Profesor de periodismo, trabajó en ‘Diari de Barcelona’ y ‘El Periódico’.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción