La crisis eleva al 17% el porcentaje de locales comerciales cerrados en Barcelona

Un informe de 2012 fijaba en un 12% el porcentaje de inmuebles desocupados

El 17,1% de los locales comerciales que hay en Barcelona, casi uno de cada seis, están cerrados. Al menos así le consta al Ayuntamiento, fruto de un informe que encargó a la compañía Planol.info y que esta efectuó recientemente tras tres meses de trabajo de campo por todas las calles de la ciudad. Aunque la crisis no es el único causante de ese horizonte de persianas permanentemente bajadas, sí que ha sido el detonante de que muchos establecimientos hayan tenido que dejar la actividad en los últimos seis años, a causa de la caída en picado del poder adquisitivo de los ciudadanos, como ha denunciado en diversas ocasiones la Fundación BCN Comerç, que aglutina a los diferentes ejes comerciales de la capital catalana. La Confederación del Comercio de Cataluña estima que en 2013 cerraron 2.000 comercios en toda Cataluña.

El director de Comercio y Consumo del Ayuntamiento, Jordi Bailach, aseguró ayer que ese 17% se encuentra por debajo del 20%, un umbral peligroso según los baremos con los que trabaja la compañía responsable del trabajo. Por encima de ese porcentaje se acostumbra a generar un círculo vicioso de difícil marcha atrás en el que el cierre de comercios acostumbra a ir a más. En su conjunto, Barcelona elude esa peligrosa posición, sobre todo por el tirón de determinados barrios, como los del centro, en los que es difícil encontrar un espacio comercial vacío. Pero hay distritos, según explicó Bailach, que sí que estarían fuera de la zona segura, como serían los casos de Sant Andreu y Horta-Guinardó.

Esos distritos ya fueron el año pasado los distritos peor parados en un informe similar elaborado hace un año, y cuyo resultado global para Barcelona era de un 12% de bajos comerciales cerrados. El repunte en un año habría sido importante pero no tanto, en opinión de Bailach, quien aseguró ayer que el de este año es un estudio más completo, que comprende toda la ciudad y que no se centra solo en los ejes comerciales como sí se hacía el año pasado. Por lógica, las grandes calles comerciales tienen mayor actividad económica y menor mortandad comercial.

“El urbanismo que tenemos, ha provocado que tengamos más locales comerciales de los que necesitamos: siempre ha habido sobreoferta”, señaló el director de Comercio tras participar en unas Jornadas Europeas de Comercio que se celebran hasta hoy en Barcelona. En su opinión, en Ciutat Vella, el distrito con menor porcentaje de establecimientos cerrados, no se trata de que haya mucha actividad comercial sino que muchos de esos bajos se utilizan actualmente como almacén, lo que da una imagen similar a la de crisis económica.

“En determinadas ciudades ese porcentaje es alto, pero con la situación en la que nos encontramos es una situación razonable”, valoró Josep Maria Recasens, director de Comercio de la Generalitat.

El cierre de comercios en los últimos años contrasta con los resultados de algunas encuestas, como la que ofreció ayer el profesor de Urbanismo Comercial y Comercio Interior de la Escuela Superior de Comercio y Distribución (Escodi), Marçal Tarragó. Según expuso en su intervención, “el 90% de las compras se hacen en el propio barrio de residencia e incluso en lo que respecta a moda, el 60% se adquiere sin salir del barrio”. Tarragó aseguró que las compras grandes han sido sustituidas por más pequeñas para no tener que usar el coche.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De hecho, la última Encuesta Ómnibus Municipal, elaborada en tre el 26 de marzo y el 5 de abril, y que el Ayuntamiento presentará tras las elecciones europeas, desvela que un 48,2% de los ciudadanos entrevistados consideran que son mejor tratados en las tiendas de barrio y muy en menor medida en centros comerciales, grandes almacenes o hipermercados.

El 95% de los entrevistados asegura estar satisfechos con los actuales horarios comerciales y un 33,4% se muestra en contra o muy en contra de que los comercios abran en domingo, uno de los temas polémicos que tiene sobre la mesa el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, que se ha visto forzado a retirar su propuesta de permitir abrir nueve domingos al año por la oposición del resto de grupos políticos del Ayuntamiento. El 38,2% de los ciudadanos está a favor de imponer mayor libertad comercial en festivo y otro 27,4% tiene una posición neutral. En todo caso, la opinión favorable ha ganado puntos en los últimos trimestres.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS