Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un acusado loa la inteligencia de Dorado: “Ya la querría un licenciado”

Hoy está previsto que declaren los tres hijos del contrabandista, acusados de blanquear con décimos de lotería premiados en 1998

El gestor Eduardo Macho Pedrosa, acusado en el proceso por blanqueo de dinero del narcotráfico que se sigue en la Audiencia Nacional contra el que fuera número uno del contrabando en Galicia, Marcial Dorado, fue el último en declarar en la primera fase de la vista oral, que afronta su ecuador esta semana con el interrogatorio del resto de los nueve procesados para iniciar luego la comparecencia de los más de 60 testigos. La fiscalía pide para Dorado 15 años de cárcel y 40 milllones en multas. El que fuera asesor en la venta de la sociedad Programallo, cabecera del entramado societario, dijo que todos los movimientos bancarios y entradas de dinero en las empresas siempre estuvieron supervisadas por el Banco de España y por tanto descartó que el dinero proviniera del narcotráfico como afirma la fiscalía.

Macho describió su relación con el contrabandista como “normal” dentro del asesoramiento que le prestaba para la compraventa de acciones y sociedades y calificó a su cliente como una personas muy dotada para los negocios: “Marcial Dorado tiene una inteligencia natural que muchos licenciados ya la querrían”. El gestor madrileño, al igual que otros asesores inmobiliarios y abogados implicados en la trama, se enfrenta a seis años de prisión y una multa de 22 millones de euros, la cantidad supuestamente blanqueada a través del holding empresarial.¡ También fue preguntado por la participación del matrimonio Sánchez Zabala, que pasó de ser uno de los objetivos de la acusación a convertirse en testigo de cargo contra Dorado y demás procesados tras pactar con la fiscalía a cambio de una rebaja de condena. El asesor contradijo la declaración de ambos en la que, ante la sorpresa de sus antiguos socios y clientes, se autoinculparon.

Los letrados del otro bando intentaron desacreditar el testimonio del guardia civil en excedencia José Manuel Sánchez Zabala y su mujer, Sara Sánchez Rodríguez. “No se sabe si este señor mintió antes a la Guardia Civil, cuando se hizo pasar por miembro de los servicios de inteligencia; si mintió después, siendo persona de confianza de Marcial Dorado; o si lo hace ahora como testigo de cargo", apunto el letrado Manuel Tuero. Hoy está previsto que declaren los tres hijos de Dorado, acusados de blanquear con décimos de lotería premiados en 1998 con casi medio millón de euros.