Los cruceristas invaden Barcelona

Las tiendas del centro abrieron con motivo del desembarco de 31.000 personas

El Puerto de Barcelona batió el récord anual de entrada de turistas en un sólo día.
El Puerto de Barcelona batió el récord anual de entrada de turistas en un sólo día.ALBERT GARCIA

Algunos comenzaron su viaje, para otros fue una escala y para el resto supuso el fin de su periplo por mar. Con la llegada ayer de siete cruceros al Puerto de Barcelona, 31.600 turistas —récord en un día— desembarcaron para pasear, visitar sus lugares más emblemáticos de la ciudad y comprar. Comprar porque ayer, a pesar de ser domingo, los comercios podían abrir. Fue el segundo de los festivos de 2014 en que las tiendas abrieron gracias al acuerdo entre el Ayuntamiento y los representantes del sector.

La llegada de tantos turistas entrañó un impacto económico positivo en los comercios más céntricos: los ubicados en Ramblas, Portal de l'Àngel y alrededores de plaza Catalunya y el paseo de Gràcia. Propietarios y dependientes de comercios y restaurantes coinciden en que el de ayer fue un domingo intenso, casi como un laborable. Las estimaciones realizadas por el Consorcio de Turismo de Barcelona señalaban que el impacto económico de los turistas a lo largo del domingo sería de más de 3,5 millones de euros.

Sin embargo, la Casa Batlló marcó un punto de inflexión en cuanto al flujo de extranjeros y las tiendas de la zona alta del paseo de Gràcia y de Rambla Catalunya hicieron un balance negativo del día porque, precisaron, “los turistas no llegan tan arriba”.

La presidenta de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo de Barcelona, Maria Mas, criticó la llegada de tantos cruceristas porque “dejan la mierda en nuestras calles”, precisó.

A pesar de estas apreciaciones, según los datos de Turismo de Barcelona, cada pasajero que llega a la ciudad para comenzar o acabar su viaje en un crucero gasta 114 euros diarios, los que están en tránsito, 61 euros, y los miembros de la tripulación, 30 euros.

Por su parte, la Cámara de Comercio señala que Barcelona ganaría un mínimo de 263 millones de euros al año si abriera todos los domingos y añade que la ciudad debería ajustar poco a poco su modelo para potenciarse como núcleo de compras y parecerse cada vez más a ciudades como Londres, París o Nueva York.

De momento, se volverán a abrir los comercios el domingo 14 de septiembre, ya que, según el Puerto de Barcelona, será el fin de semana con más actividad crucerística del 2014 al coincidir con el atraque, entre otros, del crucero más grande del mundo, el Oasis of the Seas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50