Ortopedias de Almería denuncian una trama de tráfico de influencias

Un escrito dirigido al hospital Torrecárdenas asegura que personal sanitario desvía pacientes a ciertas empresas, pero el centro dice que no hay pruebas de irregularidades

Una dependienta de una ortopedia coloca varios articulos  en una tienda.
Una dependienta de una ortopedia coloca varios articulos en una tienda.GARCÍA-SANTOS

Miembros del gremio de ortopedistas de Almería sospechan de la existencia de una trama de “tráfico de influencias” por parte de algunas ortopedias en “connivencia con personal sanitario” para monopolizar el sector. Dicha trama implicaría el dirigismo de prescripciones, no respetar las guardias de manera íntegra e incluso la prescripción de recetas con códigos erróneos de manera intencionada para favorecer a “determinadas ortopedias”.

Un escrito dirigido a la directora gerente del hospital Torrecárdenas, Francisca Antón Molina, el pasado octubre alertaba de la situación. “En Almería éramos 21 ortopedias, hace pocos meses cerraron dos y de seguir soportando esta situación tan corrupta, pocas van a subsistir. Sólo son tres las que están facturando por encima de la media y de ellas, algunas de forma rápida y alarmante”. El mismo escrito, firmado por la ortopeda Rosa María Guiote, detalla que se está recetando “directamente a ciertas ortopedias y que mucha veces los enfermos no saben ni qué se les ha prescrito e incluso ni ven la receta, ya que la ortopedia se encarga de llevarlas a visar”.

Las anomalías en el sector orto sanitario almeriense se producen también en las guardias que, de manera semanal, se reparten las empresas de ortopedia. Todos los productos incluidos en el catálogo de prestaciones ortoprotésicas del Servicio Andaluz de Salud (SAS) se corresponden con un código. “Hay ciertos códigos menos usuales que a mi ortopedia nunca llegan. ¿Dónde van? Está claro que se recetan porque se prescriben en toda Andalucía y Almería no va a ser una excepción”, apunta Francisco Martín-Lagos, gerente de una ortopedia en la capital. “Es algo que se puede comprobar. Si el 30% o el 35% de las prescripciones de un médico van a una ortopedia determinada está claro que hay algo. Creo que no se respeta el turno de guardia”, concluye. Otra ortopedista, María del Mar Zubieta, asegura que el tema no es nuevo. “Estamos hartos de verlo. Es un fraude y es competencia desleal. Pero las cosas, a la larga, salen”, apunta.

Ignacio Guillén, médico rehabilitador de Hospital Torrecárdenas, ratifica los testimonios de los ortopedistas. “Hace unos años receté una silla de ruedas eléctrica. El paciente que vino a la revisión me dijo que fueron directamente a la puerta del hospital a llevársela”, afirma el facultativo. El doctor Guillén considera que esta supuesta trama de corrupción se da “en cadena y afecta a médicos, sanitarios y administrativos”. “Hace poco una paciente me contó que le recetaron una media elástica por un edema en una pierna y el fisioterapeuta de turno le cogió la receta en mano y le dijo: 'no se preocupe que yo se lo gestiono todo'. Llamó a la ortopedia que vino al gimnasio del hospital, allí le tomó medidas y se la llevaron”, denuncia el doctor Guillén.

En un comunicado, la dirección gerencia del Complejo Hospitalario de Torrecárdenas de Almería se limitó a explicar que no ha recibido “ninguna queja o reclamación” por parte de ningún usuario o empresa de ortopedia. “Sí se han recibido quejas realizadas por una ortopedia, que se ha quejado de favoritismo hacia otras empresas, sin aportar ninguna prueba que justificase sus afirmaciones. Aun así, se ha dado respuesta a las quejas, se ha hecho la oportuna investigación interna, sin que se haya encontrado prueba alguna de irregularidades y se ha reiterado a los profesionales el protocolo a seguir en este ámbito”, concluye la nota.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS