Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro problema llamado Valmor

El Consell asume que la Fiscalía investigará la polémica compra

El vicepresidente del Consell, José Ciscar, tras el pleno del Gobierno valenciano.
El vicepresidente del Consell, José Ciscar, tras el pleno del Gobierno valenciano.

La compra de Valmor, la empresa privada que ostentaba el 50% de los derechos de la carrera de fórmula 1 de Valencia, por parte del Consell se ha convertido en el nuevo quebradero de cabeza de Alberto Fabra.

El vicepresidente y portavoz, José Ciscar, argumentó este viernes que el Consell tiene “muchísima tranquilidad” pese a que la Fiscalía ha decidido investigar, tras la denuncia del PSPV, la operación de compra con fondos públicos de una empresa que estaba en quiebra. “El fiscal no investiga a Fabra, investigará la compra de Valmor”, se justificó Ciscar, que insistió en que el Gobierno valenciano se vio abocado a elegir entre una decisión mala u otra peor.

Pagar una penalización de 71 millones de dólares (51 de euros) y no celebrar la última carrera de F-1 realizada en Valencia o comprar Valmor para adquirir el 50% de los derechos y realizar el evento. Asumiendo, eso sí, las pérdidas de Valmor y exonerando de responsabilidad a los gestores de la sociedad (Bankia, Fernando Roig y una firma compartida por el expiloto Jorge Martínez Aspar y Vicente Cotino). El vicepresidente de la Generalitat se mostró convencido de que, si hubiesen pagado la penalización sin realizar la prueba, la oposición también hubiese presentado denuncia ante la Fiscalía.

La apertura de diligencias en el ministerio fiscal por la compra de Valmor ha provocado malestar en el Gobierno que preside Alberto Fabra, que considera que lo único que hizo fue arrostrar con las consecuencias de un proyecto gestado por Francisco Camps y Rita Barberá con Bernie Ecclestone.

“Lo que se hizo fue blindar un negocio sin sentido”, afirma Ximo Puig

Ciscar aseguró desconocer el coste de la compra de Valmor para las arcas públicas y descargó la responsabilidad de la compra en la sociedad Circuito del Motor, que fue la empresa de la Generalitat que organizó todas las carreras de F-1.

Con la compra de Valmor, el Consell asumió 34,2 millones de euros de deuda, renunció a cobrar 14,6 millones adeudados a Circuito del Motor y libró de responsabilidad a los gestores, según la denuncia por supuesta malversación de caudales públicos presentada ante el fiscal por los diputados socialistas Eva Martínez y Josep Moreno.

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, calificó la compra de Valmor por parte del Consell de Fabra de “insólita e impresentable”.

Puig argumentó que la mayoría de los casos de corrupción que han salido a la luz pública ha sido, fundamentalmente, gracias a la labor del Grupo Socialista, y justificó la denuncia ante la Fiscalía por la negativa del PP a crear una comisión investigadora.

“Lo que se ha hecho ha sido blindar un negocio y nacionalizar una empresa sin sentido”, recalcó el dirigente socialista, quien añadió que “la transparencia de Fabra es como sus líneas rojas contra la corrupción: decir una cosa y hacer otra”.

Para los socialistas, la disyuntiva que plantea el Consell para justificar la compra de Valmor es falsa porque el Gobierno valenciano no necesitaba esta sociedad para organizar la carrera de fórmula 1.

El Ejecutivo valenciano reiteró ayer que colaborará, como ha hecho siempre, con la justicia.