Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda fuerza a las universidades a paralizar la contratación de docentes

El ministerio sostiene que el plan Serra Húnter vulnera las leyes de austeridad

Nuevo revés para el programa estrella de la Generalitat para incorporación profesores excelentes en las universidades catalanas. El plan Serra Húnter ha quedado paralizado después que los campus hayan recibido un requerimiento del Ministerio de Hacienda para que justifiquen la convocatoria de 75 plazas. El concurso fue abierto en enero con varios meses de retraso porque el plan superaba el máximo del 10% de reposición de las jubilaciones que fija el decreto ley 20/2012 para garantizar la estabilidad presupuestaria.

Hacienda ha impugnado los concursos de personal de universidades de Murcia, Andalucía y Comunidad Valenciana. La Generalitat no quería que le sucediera lo mismo e intentó negociar, sin éxito con Hacienda. Entonces el Gobierno catalán decidió seguir adelante utilizando una argucia: decir que la convocatoria correspondía al año 2011, ya que la actual fase del plan —que prevé contratar 500 docentes hasta 2020— se aprobó en diciembre de ese año. “Los contratos del Plan Serra Húnter de 2011 han quedado reservados para su convocatoria durante la segunda fase del plan, y esta no se ha podido iniciar hasta 2014”, justifica la Generalitat en el concurso publicado en el Diari Oficial de la Generalitat.

“En 2011 también existía una tasa de reposición del 10%, pero no se contaban solo las jubilaciones del profesorado universitario, sino que se calculaba respecto al global del sector público. Esto permitía al Serra Húnter cumplir la ley”, abunda un vicerrector de profesorado de una universidad catalana. Aun así, Hacienda envió una carta a los siete campus públicos pidiendo explicaciones. “Nos dicen que justifiquemos las plazas o nos avisan que impugnarán el concurso”, añade.

En Cataluña hay 700 docentes temporales esperando

un contrato estable

Las universidades deben contestar antes de final de mayo. Mientras tanto se han visto obligadas a detener durante un mes el proceso de selección del Serra Húnter. A día de hoy ya se ha realizado la primera criba entre los candidatos y ahora debían constituirse los tribunales para seleccionar a los ganadores de las plazas. La Generalitat evita comentar el asunto, pero admite estar negociando con Hacienda.

Desde las universidades aseguran que acatarán la decisión de Hacienda. “Si debemos reducir las contrataciones lo haremos porque no estamos dispuestos a llegar hasta los tribunales”, explican fuentes universitarias. El temor ahora es que deba anularse el concurso y rehacerlo de nuevo, algo que inquieta a los rectores que veían el Serra Húnter como una forma de retener a los profesores temporales, pero con un pie fuera de los campus por la limitación de hacer contratos estables, como los de este plan.

En esta situación hay 700 docentes en Cataluña, como Manel (pide no publicar su nombre real) que apuró los cinco años de contrato como investigador Ramon y Cajal en la Universidad Autónoma de Barcelona. Para mantenerlo en la plantilla, el campus lo contrató como interino. Manel es uno de los aspirantes del Serra Húnter y ha superado la primera fase de selección. El docente admite la “angustia” e “incerteza” que viven los profesores en su situación. Si no ganara la plaza no descarta marcharse al extranjero.