Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Adúlteros’ al cuadrado

María Alfonsa Rosso y Manuel Monteagudo estrenan en Sevilla una comedia de Carlos Álvarez-Novoa sobre infidelidades en las tablas

Un momento de la obra 'Adúlteros', que se estrena en Sevilla. Ampliar foto
Un momento de la obra 'Adúlteros', que se estrena en Sevilla.

Un vistazo rápido a sus 14 páginas de currículo abruma. Carlos Álvarez-Novoa es licenciado en Derecho, filólogo, profesor, actor y director de teatro, por citar sus más destacadas profesiones. Pero su faceta como escritor es la menos conocida. A pesar de haber recibido el prestigioso premio Tirso de Molina de teatro en 1999 por La venus del espejo, el público desconoce que el amable vecino de Solas —la película de Benito Zambrano que propició el despegue del cine andaluz también en 1999— lleva escribiendo, publicando y estrenando sus textos desde 1960. Uno de sus últimas obras, Adúlteros, se estrenará este jueves en la sala La Fundición de Sevilla bajo la dirección de Pedro Álvarez-Ossorio.

La obra, que podrá verse hasta el 4 de mayo, es una comedia que se sirve del juego del teatro dentro del teatro para mostrar un catálogo de infidelidades interpretado por María Alfonsa Rosso y Manuel Monteagudo, quienes encarnan a dos actores que fueron pareja y han vuelto a encontrarse para representar una obra sobre la infidelidad y sus más variadas facetas.

"Mi profesión es la de actor; de vez en cuando dirijo y, cuando puedo, escribo. La escritura me ha acompañado siempre, es un compromiso conmigo mismo porque tengo una facilidad que, creo, no debo desaprovechar", comenta este jueves Carlos Álvarez-Novoa, un asturiano septuagenario que lleva más de tres décadas viviendo en Sevilla y participando en muchos de los grandes proyectos que se han desarrollado en el teatro andaluz.

El texto juega al teatro dentro del teatro y, además, los actores representan a ocho parejas

"En el texto original de Adúlteros los protagonistas tienen unos 40 años; pero el director, Pedro Álvarez-Ossorio, me propuso dar una vuelta de tuerca más a la historia y presentar a los personajes mayores, ya en los sesenta, cuando se reúnen por segunda vez para reponer la obra. La producción arranca el día del preestreno, cuando no todo está preparado y se producen interrupciones. Los dos representan a ocho parejas infieles de lo más dispares: curas, actores, presentadores de televisión, militares y hasta un homosexual que se enamora de una lesbiana", explica el actor, que actualmente está de gira con la obra Una vida robada, una historia sobre los bebés robados en España en la que comparte cartel con Asunción Balaguer, Ruth Gabriel y Liberto Rabal.

"La historia es como un puzle compuesto por muchos personajes. Tiene un ritmo muy dinámico y mucho juego con el público, en varias ocasiones rompemos la cuarta pared [la barrera invisible frente al escenario que separa la ficción de la realidad] y compartimos con el público nuestros problemas", comenta Manuel Monteagudo, un actor que arrasó a mediados de los noventa con su monólogo Taí Viginia. Monteagudo está "dichoso" de compartir escenario con una grande como María Alfonsa Rosso de quien todo el equipo destaca su versatilidad. Entre sus últimos trabajos se encuentran la película Caníbal, junto a Antonio de la Torre, y la obra Últimos días de una puta libertaria, de César López Llera.