Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CEO pronostica un empate entre CiU y ERC en las europeas

El sondeo oficial de la Generalitat vaticina una caída de 20 puntos del PSC

Las elecciones europeas del próximo 25 de mayo serán la primera batalla que dirimirán las dos fuerzas que forman la mayoría parlamentaria catalana: Convergència i Unió y Esquerra Republicana. La federación nacionalista, en caída libre desde 2012, ve por el retrovisor como ERC continua el ascenso que marcaron las últimas elecciones autonómicas. Cuando falta menos de un mes para los comicios, el barómetro semestral del Centro de Estudios de Opinión —ente demoscópico de la Generalitat— augura un empate técnico entre ambas formaciones, con ligera ventaja para ERC: una estimación de voto del 20,1%, por un 20% de CiU. Los republicanos duplicarían su resultado de los comicios de 2009 (tuvieron el 9,2% de los votos), mientras que los nacionalistas sufrirían un ligero retroceso, ya que obtuvieron el 22,4%.

En intención directa de voto (es decir, el porcentaje de gente que promete su voto al partido sin reparto de indecisos ni baremos de participación), los republicanos parten con mayor ventaja: 14,4% frente al 11,3% de la federación nacionalista. Una derrota de CiU pondría en riesgo el ya de por sí frágil equilibrio interno en la federación por las tensiones entre los partidarios de seguir con el proceso soberanista y los defensores de dar un frenazo. El liderazgo del presidente de la Generalitat, Artur Mas, también estaría en entredicho, tal como admitió su candidato, el eurodiputado Ramon Tremosa.

En tercera posición quedarían los socialistas catalanes, que sufrirían un duro batacazo respecto a las últimas europeas. En 2009, cuando gobernaban en todas las instituciones y venían de un ciclo triunfante, ganaron con una gran ventaja, el 36% de los votos. Cinco años después, un PSC en caída libre baja casi 20 puntos en estimación de voto para quedarse en el 16,9%. El descenso de los socialistas catalanes merma las opciones electorales del PSOE, ya que Cataluña siempre ha sido una comunidad en la que ha sacado gran ventaja al PP. Los populares también bajarían, aunque no tanto como el partido que dirige Pere Navarro: serían cuarta fuerza con el 12,1% de los votos, seguidos de una pujante ICV (11,3%) y de Ciutadans, que sueña con dar el salto a Europa con el 9,9% de los votos en Cataluña.

La Candidatura d’Unitat Popular no se presenta a las europeas, pero el sondeo muestra su importante crecimiento en el resto de elecciones. El diputado de la CUP David Fernández, afianzado entre su electorado por sus duras intervenciones contra banqueros en el Parlament, es el líder mejor valorado, con un 5,47, Por detrás de Fernández aparece Oriol Junqueras, líder de ERC (5,45). Mas, con un 4,75, vuelve a suspender en valoración.

El debate soberanista copa la política catalana, pero los problemas de los ciudadanos siguen centrados en otro ámbito: el paro, la precariedad laboral y el funcionamiento de la economía. Son el principal problema para el 66,3% de los catalanes, seguidos de la insatisfacción política (13,1%) y el 8,2% de los que piensan que el principal problema son las relaciones entre Cataluña y España.

Más información