Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frailes, arte y vanguardia

El Centro de artes La Neomudejar reúnea a más de 20 artistas en un circuito expositivo

'Vanguardias y periferias' indaga en el concepto social y personal de periferia

Un visitante fotografía una pieza de Siro López. Ampliar foto
Un visitante fotografía una pieza de Siro López.

Un pez abre y cierra la boca mecánicamente. Emite un sonido agónico, casi humano. Se asfixia. Está fuera del agua, luchando por respirar. Su mirada cristalina permanece fija en un punto infinito. Nunca llega a morir, su imagen moribunda se repite de manera cíclica. El artefacto visual es parte de la nueva propuesta colectiva del Centro de artes de vanguardia La Neomudejar. Desde ayer y hasta el 27 de julio la entidad ofrece un circuito expositivo que indaga en la visión de diferentes artistas sobre las Vanguardias y Periferias.

Más de 20 creadores nacionales e internacionales han participado en la composición de los tres puntos expositivos: el centro de artes, el Colegio Virgen de Atocha y la Basílica de Atocha. Tres ejes muy diferentes unidos por el diálogo entre artistas religiosos y profanos. Cada uno explica con su arte qué entiende por periferia desde un punto de vista positivo y no marginal. “La vanguardia y la periferia tienen un componente de frontera que no comprendemos como límite sino como oportunidad; no como separación sino como puente entre experiencias y lenguajes diversos para expresar lo más auténticamente humano” explica el padre Xabier, uno de los impulsores de la propuesta.La Neomudejar reclama con esta temática un nuevo eje Museístico, como prolongación del formado por el paseo del Prado y Recoletos.

Una obra de Siro López sobre el maltrato. ampliar foto
Una obra de Siro López sobre el maltrato.

Disciplinas como el street art dentro de un colegio, hiperrealismo, instalaciones lumínicas en la Basílica, escultura, pintura, instalaciones, cine forum, debates y hasta un concierto barroco son sus apuestas.

En la sede de La Neomudejar se encuentra la exposición fija, no por ello menos viva. Un libro se quema incesante en una pared. Frente a él, el resultado: cenizas. La obra de Carlos Mate muestra elementos que se transforman, una simbología oscura de objetos dinámicos. Pero hay más. Hiperrealismo a carboncillo en el que cada pieza cuenta su propia historia; latas que guardan deseos, sueños que son esencia de una vida; archivos que albergan un cuerpo y su memoria; materias que se descomponen en busca de su propio espíritu.

Cada creador ha optado por mostrar la parte física, personal o social de su concepción de periferia. Luces, espejos, texturas, sonidos y colores comparten espacio con el alma del antiguo taller ferroviario en el que se asienta el centro vanguardista. Algunas propuestas coinciden en la elección del videoarte como canal de expresión, una técnica fomentada por La Neomudejar. La creadora Julia Juaniz lo lleva más allá y juega con la superposición de imágenes a través de una pantalla translúcida. Su visión de vanguardia y periferia habla de fronteras, de bloqueos, pero también de libertad.

Dentro del programa de actividades se incluye la iluminación nocturna de la torre de la Basílica de Atocha. La intención es hermanarla con la que se encuentra en la Casa Árabe, aunando así la cultura cristiana y musulmana. Así se configura, a través de la vanguardia, un mapa en el que convergen diferentes disposiciones artísticas, humanas y espirituales.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información