Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El personal de Vaersa acusa al Consell de recortar la prevención

El STAS-IV reclama la dimisión de Sanjuán por desoír al Consorcio de Bomberos y Emergencias

Los recortes de Generalitat en personal y medios dedicados a la prevención de incendios son una seria amenaza a la protección del medio ambiente, denunciaron este lunes grupos de la oposición y sindicatos. El personal de Vaersa ha lanzado una llamada de auxilio por la desintegración de esta sociedad de la Generalitat encargada de la protección del medio ambiente. El Colectivo de Personal Administrativo y Técnico (CPAT) de Vaersa denuncia que la consejería de Isabel Bonig se está deshaciendo de ingenieros de montes, ingenieros forestales y otros profesionales con experiencia con la excusa de que “no hay dinero”.

Según el colectivo, varios ayuntamientos y diputaciones estaban interesados en que Vaersa redactase planes de protección de los recursos forestales. “Pero cuando parecía que los proyectos iban a empezar a elaborarse, se han quedado bloqueados y se ha evitado que Vaersa los realizara”, critica el CPAT, que responsabiliza a Bonig.

El diputado Lluís Torró, portavoz adjunto del Grupo de EUPV en las Cortes Valencianas, reclama una explicación de este goteo de despidos en Vaersa. “La deja bajo mínimos y genera graves consecuencias en la prevención de los incendios forestales porque el equipo que se encarga de esa tarea se ha reducido en dos años de ocho a dos personas”, dijo Torró.

El diputado de EUPV pide a Bonig que aclare los motivos del despido en marzo de una ingeniera especializada en planes de prevención de incendios. También por qué se han bloqueado planes de prevención con varios ayuntamientos. “Está reduciéndose de manera peligrosa, y día tras día, con los incendios que estamos sufriendo últimamente, comprobamos lo vital que es la prevención”, denuncia Torró.

El colectivo de personal de Vaersa alerta de que sin planificación forestal, gestión de los espacios naturales y estudios de paisaje, los montes valencianos “corren cada vez más peligro”. Y citan de ejemplo el incendio que el pasado 23 de abril arrasó 320 hectáreas en los municipios de Torrent y Chiva.

Este incendio, unido al ocurrido el sábado en Cullera, han provocado una cadena de quejas en los sindicatos. El Stas-Intersindical Valenciana en el Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia pedía ayer que se advierta a los alcaldes que hagan caso de las recomendaciones de bomberos, “porque venimos observando que cualquier festero o alcalde se las salta, provocando situaciones de peligro a los ciudadanos”.

La organización advierte de que los recursos de extinción son limitados y “mientras están ocupados atendiendo incendios provocados por negligencias como ésta [en alusión a Cullera], los servicios de emergencia no pueden atender accidente de tráfico u otros rescates”. Piden la dimisión del alcalde Ernesto Sanjuán.

UGT solicita, de igual modo, a las Administraciones Públicas que asuman su parte de responsabilidad en la prevención de incendios, que juzga “claramente insuficiente”, tras los fuegos ocurridos en Valencia y Almería. Según la Federación de Industria y Agroalimentaria (Fitag), estos dos incendios son un “claro ejemplo de la inoperancia” de determinadas comunidades autónomas.