Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junta y sindicatos rechazan el derribo de la fábrica de Delphi cerrada desde 2007

Los trabajadores quieren que se haga cargo del terreno la Administración

Antigua factoría de Delphi en Puerto Real (Cádiz).rn Ampliar foto
Antigua factoría de Delphi en Puerto Real (Cádiz).

Seis empresas especializadas en demoliciones se han interesado por el derribo de la fábrica de Delphi en Puerto Real (Cádiz), sin actividad desde que la multinacional de automoción la clausurara en 2007 tras dejar en la calle a 1.800 operarios. Los administradores concursales que ahora controlan los activos de la compañía quieren derribar los edificios que siguen en pie para vender la chatarra y así obtener dinero para resolver parte de las deudas que aún se mantienen con los acreedores.

La intención, según han comunicado a los sindicatos, es acometer esta demolición antes de que acabe el año. La Junta y los representantes de los trabajadores, que mantienen posturas enfrentadas en este conflicto laboral abierto, sí coinciden en rechazar el derribo porque alejaría la posibilidad de la instalación de una empresa en breve tiempo.

Los administradores concursales explicaron a los sindicatos que, aunque la demolición se quería hacer antes del verano, habrá que esperar algo más porque se han presentado más empresas de lo previsto y hay que analizar con más tiempo cuál es la mejor oferta. La definitiva se presentará ante la juez de lo mercantil, quien tendrá la última palabra sobre el momento en que se tirarán las naves. “No queremos el derribo porque lo que pedimos es que sean las Administraciones las que se hagan cargo de los terrenos y pueda atraer alguna empresa cuanto antes”, explicó Miguel Paramio, de USO, muy crítico con la falta de respuesta de la Junta a esta y otras reclamaciones del colectivo, como la convocatoria de una reunión de la comisión de seguimiento entra administraciones y sindicatos.

El delegado de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, anunció ayer que en breve espera que se celebre una reunión con los tres partidos con representación en el Parlamento andaluz, PSOE, IU y PP. Un encuentro en el que podría llegarse a un consenso sobre la fórmula en la que las Administraciones podrían hacerse con estos suelos.

La Junta sigue creyendo que la fórmula más loable es la de que el consorcio Las Aletas, formado por varias Administraciones para impulsar un polígono industrial en Puerto Real próximo a la fábrica, sea el que compre la fábrica. Sin embargo, el consorcio sigue retrasando una decisión sobre la viabilidad de esa operación en cada esporádica reunión que ha mantenido en los dos últimos años. El Gobierno andaluz no quiere tampoco el derribo de las naves porque alejaría posibles inversores.