Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CUENTAS PÚBLICAS

El ‘lehendakari’ descalifica al PSE por “endeudar Euskadi hasta las cejas”

Dice que las acusaciones de que arrastra problemas de liquidez “son insidias”

El lehendakari, Iñigo Urkullu, cree que los socialistas están engañando a los ciudadanos vascos con sus acusaciones de que el Gobierno tiene problemas de liquidez y aprovechó  el Aberri Eguna para contraatacar. Si el viernes dijo que su gabinete “no tiene problemas de tesorería” sino que está haciendo una gestión responsable, este domingo sugirió ante los militantes y simpatizantes que asistieron a la Plaza Nueva, a la celebración del Aberri Eguna, que son precisamente los socialistas los causantes de los eventuales problemas de retrasos en los pagos que pudieran afectar a su ejecutivo, después de “haber endeudado Euskadi hasta las cejas”.

Euskadi afronta el pago de 8.000 millones de euros de principal e intereses de la deuda contraída en los últimos cinco años debido a la caída de los ingresos tributarios, sobre todo en el cuatrienio 2008-2012, de los que en torno a mil hay que atribuírselos al Gabinete Urkullu en 2013.

Precisamente ese año el nuevo Gobierno del PNV se endeudó el doble de lo que dijo que iban a hacer, pese al discurso contrario que la formación sostuvo hasta ese año y que vuelve a esgrimir ahora.

Urkullu, desconcertado por el nivel crítico de unos socialistas que le han dado estabilidad pero que no reparan en cuestionar “la parálisis del Ejecutivo” y los retrasos en los pagos de facturas, subvenciones e inversiones, aseguró ayer que su Gobierno “ha dicho la verdad desde el primer día”.

Los socialistas han solicitado la comparecencia del consejero de Hacienda en el Parlamento y planteado varias preguntas para conocer el alcance de los retrasos, en los pagos de hasta el 20% de los capítulos 2, 4 y 7.

Urkullu criticó de “insidias” las críticas del PSE-EE, a quienes acusó poner en duda la buena gestión de su equipo económico al poner en duda a finales del pasado año que el País Vasco no cumpliría el objetivo de déficit.

No hemos querido 'parcheos' porque la crisis es profunda"

Iñigo Urkullu

“Insidias de quienes adelantaron las elecciones para no tener que enfrentar esta situación. Pero no quiero mirar atrás. No vamos a mirar atrás, por más que se empeñen”, dijo ante su público. Urkullu argumentó que a nadie le puede pillar por sorpresa que 2013 y 2014 iban a ser dos años duros.

Los socialistas, sin embargo, van más allá y le acusan de paralizar incluso los acuerdos sellados para reactivar la economía como la puesta en marcha del conjunto de planes de fomento del empleo y para la reactivación económica; la convocatoria de los programas de formación; y de desactivar las partidas ligadas a los planes de creación de empleo.

Pastor lamentó que el Ejecutivo tampoco haya respondido a los ayuntamientos que pidieron ayudas para contratar. La entrega de la totalidad de las ayudas a I+D+I concedidas en 2012 “sigue paralizada”, denunció el portavoz parlamentario socialista, José Antonio Pastor, así como la explicación del estado de desarrollo del Plan de Inversiones pactado en 2013 entre Gobierno y Diputaciones.

Urkullu respondió que “hemos superado la recesión”, pero advirtió de que es el momento de otra política económica, y ese es precisamente “el compromiso del Programa Marco por el Empleo y la Reactivación” del Gobierno vasco, con un Plan de Empleo de 775 millones de euros, una estrategia de Innovación, Inversión e Internacionalización con 5.700 millones.

Según dijo ese es el Programa para edificar el progreso de Euskadi. “Este mes habremos terminado de poner las bases de toda una estrategia y acción para la reactivación económica y la generación de empleo. No hemos querido 'parcheos' porque la crisis es profunda. Hemos identificado toda una hoja de ruta para el crecimiento sostenible. Lo hemos hecho manteniendo el desarrollo humano, a pesar de todas las insidias que estamos soportando”, respondió.

Urkullu explicó que es hora de los incentivos. “El mercado español cayó, hay que sustituirlo. Las economías emergentes se han paralizado y Europa está débil. Estamos dejando atrás un lustro de recesión, las políticas de recorte tienen que dar paso ahora a los incentivos”, dijo.

Tras reconocer que, como lehendakari, está “sufriendo”, porque sabe del sufrimiento de muchas familias y empresas vascas, se mostró orgulloso del esfuerzo y sacrificio de empresarios, autónomos y profesionales individuales, de los trabajadores y del personal técnico de toda la administración.