_
_
_
_

Gonnord inmortaliza al sueño y al tiempo

El artista expone su serie de retratos a gitanos en el Centro Andaluz de la Fotografía

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Dos de las obras de la muestra 'El sueño va sobre el tiempo'.
Dos de las obras de la muestra 'El sueño va sobre el tiempo'.pierre gonnord

El Centro Andaluz de la Fotografía (CAF) ha inaugurado este miércoles en su sede almeriense el trabajo de Pierre Gonnord (Cholet, Francia, 1963) sobre el pueblo gitano. El sueño va sobre el tiempo es un implícito homenaje a Lorca, pero también a la propia vertiente poética de la fotografía.

La exposición, que estará abierta hasta el 15 de junio, comienza su itinerancia en el CAF después de presentarse en el Centro de Arte Tomás y Valiente de Fuenlabrada. En la muestra conviven retratos de diferente procedencia. Gitanos de Sevilla, de las Tres Mil Viviendas; nómadas del Alentejo, un trabajo reciente con fotografías de 2013; y gitanos rumanos de Madrid componen la muestra. También se incluyen paisajes de gran formato inéditos. En suma es un trabajo gráfico que hace un reconocimiento al clan, al hombre libre y al paisaje que lo acoge. “Cuando hablamos de gitanos, desde fuera, se habla de desarraigo y eso es un error. Ellos son la fuerza del arraigo. Si un gitano tiene algo es identidad. El desarraigado soy yo cuando estoy con ellos. En esta serie de retratos reflejo su fuerza, su carisma, su fe”, explica Gonnord.

Ocurre que al mirar sus fotografías sobra toda explicación. Los ojos de Elena, la joven de 20 años que da la bienvenida al visitante con su hijo en brazos [en el retrato titulado Elena y Aquiles (2013)], transmiten esa verdad de la que habla Gonnord. “Llevo dos años trabajando con gitanos. Es la gran ventaja del fotógrafo, la de vivir otra vida y luchar contra los tabús”, dice el artista, que dejó a un lado su profesión de economista hace una década para colgarse la cámara y vivir muchas vidas. “La fotografía es la forma de recorrer territorios para entender su historia. Luego, les doy un carácter poético a las imágenes”, sentencia.

Los paisajes y animales también retratados son un aspecto más de la vida ligada al pueblo gitano que el autor ha querido plasmar en la exposición. El terreno en el que viven los gitanos nómadas, la tierra que los acoge; y los animales, como el caballo, a los que respetan y profesan admiración.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_