Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno esquiva la FP básica por un año con una formación transitoria

Mantiene el criterio de acceso del programa anterior y no lo baja a los 15 años

Una de las primeras cuestiones que Euskadi, al igual que el resto de comunidades autónomas, tiene que aplicar debido a la entrada en vigor de la ley Wert en septiembre, el primer curso de la nueva Formación Profesional (FP) básica, no arrancará en septiembre. El Gobierno ha publicado este lunes en el Boletín Oficial del País Vasco una reforma del currículum de la educación básica para introducir una figura nueva que sortea el escollo de la FP básica al menos por un curso, la Formación Transitoria Integrada.

Con este modelo, Euskadi se da un curso de plazo adicional para la aplicación de las primeras aplicaciones prácticas de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). La razón esgrimida vuelve a ser que es “imposible” implantar la nueva etapa de FP a estas alturas del curso, cuando la preparación del siguiente está muy avanzada, no se ha aprobado la normativa propia y tampoco se han adaptado las subvenciones a los centros que impartirían esa nueva FP básica.

La nueva etapa de FP es uno de los primeros cambios de la 'ley Wert'

El primer curso de esa nueva etapa de FP se corresponde con otro itinerario, el de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI). Estos han estado dirigidos a los jóvenes entre 16 y 18 años que no han logrado el graduado escolar —en casos excepcionales, se permite la entrada con 15 años—, el mismo colectivo al que se dirige el modelo transitorio. La FP básica, en cambio, arranca con carácter general a los 15 y abarca hasta los 17 años, y ha sido criticada por ser entendida como un “maquillaje” de los datos de abandono escolar temprano, muy elevados en España, mientras que Euskadi ya tiene resultados mejores que los que la LOMCE plantea para 2020.

Los PCPI fueron creados con la idea de que, en dos años, reciban formación más práctica, orientada a un oficio pero también a adquirir destrezas básicas y tratar que logren ese título. Estos desaparecen por ley —el primer año lo hace desde septiembre, mientras que el segundo curso se suprimirá en el siguiente— y, en Euskadi, quienes tenían intención de entrar en ese itinerario lo podrán hacer con el nombre de Formación Transitoria Integrada.

Educación aspira a superar con futuros decretos el nivel de la norma estatal

Es, en la práctica, lo mismo que los PCPI, impartido en los mismos centros y con objetivos muy similares, aunque enunciados reglamentariamente de otra manera. Desde Educación lanzan un mensaje de “tranquilidad” a las familias, que podrán hacer la matrícula como habitualmente, y a los centros, a los que remitirán instrucciones para adaptarse a la nueva situación. Este paso intermedio de la formación transitoria se debe a que, aunque el argumento que emplea es el temporal, el Gobierno vasco teme que la nueva estructura afecte a los resultados de la FP, porque la básica facilita el acceso a los grados medio y superior, lo que podría impulsar que los jóvenes lleguen menos preparados a esos niveles.

Esto podría terminar, al final del recorrido, a en una pérdida de competitividad de las empresas que reclaman profesionales al sistema de FP vasco, reconocen desde la viceconsejería de FP. El objetivo es ahora crear decretos propios que superen la legislación estatal para que Euskadi pueda mantener el nivel que ha logrado su sistema de FP, tomado como referencia por la Comisión Europea, y el de los programas para quienes tienen dificultades de lograr el graduado. Los responsables de estos últimos remarcan que en torno a un tercio de los alumnos de los PCPI acaba consiguiéndolo.