Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fábrica de Cádiz se queda sin tabaco

Solo 20 operarios aguardan ya el cierre de la planta gaditana de Altadis

Instalaciones de Altadis en Cádiz.
Instalaciones de Altadis en Cádiz.

Donde llegó a haber más de 1.000 trabajadores, ahora solo hay 20 operarios. Donde hubo 25.000 toneladas de tabaco, ya solo quedan 100. Se irán este martes. El último viaje de tabaco desde Cádiz. El fin de tres siglos de industria. La tabaquera Altadis certificará en unos días el cierre definitivo de su planta gaditana con la marcha del último cargamento de producción almacenado. La clausura deja en el aire 150.000 metros cuadrados industriales en la ciudad. Aunque la Junta de Andalucía ha preguntado por ellos, el Ayuntamiento ya ha advertido de que mantendrá sus usos industriales. Será la compañía tabaquera la que decida qué hará con sus instalaciones vacías.

La producción de la planta tabaquera de Cádiz se paró en diciembre cuando Altadis confirmó tras meses de reducciones de plantilla con regulaciones de empleo que no contaba con esta fábrica para sus planes de futuro. Ponía fin así a una historia iniciada en 1741, cuando se fundó la Real Fábrica de Tabacos de Cádiz. Durante su mejor época llegó a reunir 3.500 operarios. Fue cambiando de sede. La más señera fue la de la calle Plocia, ahora convertida en Palacio de Congresos, a la que se unieron unos depósitos de tabaco en el barrio de Loreto, ahora pendientes de convertirse en un nuevo enorme contenedor cultural a cargo del Ayuntamiento. La actual fábrica, la que ahora se cierra, a la entrada a la ciudad, tuvo su apogeo en sus inicios cuando se presentó como la más moderna de España con una plantilla de más de mil empleados.

Desde que se paró la producción, Cádiz ha contado con 35 operarios. Quince han salido en los últimos meses. Así que ahora ya solo quedan 20. Las claves de su salida se han decidido este lunes en una reunión entre el comité y la dirección. Seis de ellos se trasladarán a trabajar a Logroño, que junto a Cantabria y la sede central en Madrid, serán ya las únicas sedes de la empresa en España. "Ya solo quedaban algunos flecos pendientes de cómo debe hacerse la salida de los compañeros", ha explicado el presidente del comité, José Luis Marín. Los demás se marcharán prejubilados con edades a partir de 51 años. Los nuevos depósitos quedarán en Francia, mientras que la producción se traslada a Polonia.

Altadis se marcha dejando vacíos en la capital gaditana 153.000 metros cuadrados. Todos son propiedad de la empresa tabaquera, salvo 22.000 que pertenecen a la Zona Franca de Cádiz, que podría recuperarlos ahora, aunque su delegado, Jorge Ramos, siempre ha dicho que no hará nada sin dialogar con la empresa y con las demás administraciones.

Por los suelos se ha interesado la Junta de Andalucía. Su delegado en Cádiz, Fernando López Gil, los ha visitado. Ha explicado que ha sido solo una toma de contacto para estudiarlo como posible sede administrativa o como futura Ciudad de la Justicia, ya que los terrenos previstos para su ubicación se han encontrado con problemas imprevistos de financiación. Sin embargo, ya ha aclarado que no hay nada avanzado ni decidido.

El Ayuntamiento ha negado a la Junta cualquier facilidad en una operación semejante y ha recordado que los suelos tienen catalogación de industrial en el Plan General de Ordenación Urbana, algo que la alcaldesa, Teófila Martínez, no está dispuesta a cambiar. La posible venta de los terrenos de Altadis a otra industria se antoja difícil teniendo en cuenta que en el entorno hay numerosos terrenos vacíos, como los de Delphi, esperando dueño desde hace años.