Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC pone traductores en urdu y árabe para la segunda vuelta de las primarias

Los socialistas refuerzan la transparencia en la votación tras la polémica del voto de los paquistaníes en Ciutat Vella

Los cinco candidatos a la primera vuelta de las primarias, la noche del pasado sábado
Los cinco candidatos a la primera vuelta de las primarias, la noche del pasado sábado

El PSC de Barcelona ha anunciado esta mañana nuevas medidas para asegurar la transparencia del proceso en la segunda vuelta de las primarias de Barcelona que se celebrará el próximo sábado. Una de ellas, la habilitación de dos traductores,  en urdu y  en árabe, que recorrerán las tres mesas donde se registró mayor participación en la primera vuelta con el fin de asesorar a los inmigrantes que acudan a votar.

La medida se produce tras la polémica generada el pasado sábado en la mesa electoral de Ciutat Vella, cuando un grupo de paquistaníes que no hablaban castellano ni catalán ni sabían exactamente qué hacían acudieron a votar, supuestamente a la candidatura de Jaume Collboni.

El candidato Jordi Martí impugno ese resultado pero la autoridad electoral lo desestimó y la candidatura del propio Collboni también pidió que se anulasen esos votos, así como los de Ciutat Meridiana y el Poble Sec, pero tampoco se atendió la sugerencia.

En la primera vuelta de las primarias del PSC de Barcelona votaron 7.463 personas, de las que 534 fueron inmigrantes. De estas, 215 votaron en Ciutat Vella, 67 en Ciutat Meridiana y 35 en Trinitat Vella. Collboni ganó la primera vuelta con 2.539 votos, más de 800 de diferencia sobre Carmen Andrés (1.702). El resultado no lo cuestiona nadie, pero la propia dirección del PSC sí admitió "mala praxis" en las votaciones.

Lourdes Muñoz, secretaria de organización del PSC de Barcelona, ha explicado esta mañana que los dos traductores estarán toda la jornada paseando por esos tres colegios electorales y preguntarán "si quieren votar a Jaume o a Carme". También habrá un mínimo de cinco personas que reforzarán el servicio de información a los votantes.

"No haremos catecismo de lo que es el PSC, como no se hace en ninguna elección", ha dicho Muñoz, quien ha vuelto a reconocer que los socialistas "hubiéramos deseado más participación". Con todo, ha resaltado la transparencia y el esfuerzo del partido por abrirse a la sociedad.