Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con las víctimas y por la paz

La figura de Txema Urkijo está asociada a la búsqueda de un escenario de paz

La figura de Txema Urkijo (Llodio, 1961) está asociada a las víctimas del terrorismo y a la búsqueda de un escenario de paz. Así lo decidió hace más de dos largas décadas este abogado por Deusto amante de los sones de la batería con la que ensaya en sus escasos ratos libres, además de entrenador de baloncesto en el equipo local de su hijo durante los sábados.

Urkijo destacó durante años por su trabajo desde la coordinadora Gesto por la Paz, donde también compartió esfuerzos y sinsabores con una de sus hermanas que siguió en este colectivo hasta el último día de su existencia.

En la vida política, tras un pequeño ensayo como miembro de una lista independiente en Llodio, Urkijo se incorporó al Gobierno vasco en 2002 bajo el mandato de Juan José Ibarretxe. El lehendakari le asignó en el área de Derechos humanos y Atención a las Víctimas. Permaneció durante tres años hasta que decidió marcharse en un gesto que provocó dudas sobre su relación con el consejero Joseba Azkarraga aunque ambos lo negaron. Poco después, el entonces responsable de Interior Javier Balza lo incorporó como asesor en materia de Víctimas. Desde ahí ha compartido el trabajo con Maixabel Lasa en los gobiernos de Ibarretxe y de Patxi López (PSE), con éste en Derechos Humanos, donde fue uno de los principales impulsores de la denominada vía Nanclares. Urkullu, en cambio, lo ha cesado.