Un exempleado, testigo de cargo contra el alcalde contrabandista

El antiguo colaborador acusa a Nené Barral de blanquear 1,6 millones en China

El exalcalde de Ribadumia, José Ramón Barral
El exalcalde de Ribadumia, José Ramón Barral

Cuando parecía que el segundo proceso judicial contra el ex alcalde de Ribadumia José Ramón Barral, Nené, iba a seguir la misma trayectoria que el abierto hace ya 13 años por contrabando de tabaco, el caso por blanqueo de dinero ha dado un giro en las últimas semanas después de que las autoridades chinas excarcelaran al fin a un testigo clave en esta investigación. El que fuera uno de los hombres de confianza de Nené en su aventura asiática, a través de empresas eólicas y relacionadas con los cultivos marisqueros, declaró ayer como testigo de cargo de la fiscalía en el Juzgado número 3 de Cambados que instruye la denuncia presentada hace cuatro años por el fiscal de Delitos Económicos, Augusto Santaló, tras una investigación del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA).

 El testigo permaneció tres años y medio en la cárcel de Jimo, en la ciudad de Qingdao, situada en la costa norte de China, acusado de desacato por ocultar a las autoridades documentación relativa a las empresas en las que participaba como empleado de José Ramón Barral hasta que este lo despidió. Agentes del SVA intentaron entrevistarse con él en la prisión, pero los permisos fueron denegados hasta que cumplió la condena, el mes pasado, y regresó a Galicia, donde reside.

Más información
El exalcalde blanqueó dinero con parques eólicos en China
Halladas cuentas en paraísos fiscales del exalcalde Barral
Política de contrabando, por E. LOIS y S. VIZOSO

En un principio estaba previsto que declarase como testigo protegido para preservar su identidad, pero renunció a ello. Fue interrogado durante más de tres horas por el juez y el fiscal en presencia de su abogado, y confirmó que Barral invirtió en las empresas eólicas y comercialización de bivalvos en la provincia de Shandong al menos 2,3 millones de dólares (1,66 millones de euros). Aduanas había descubierto los negocios de Barral en China y otros que se extendían la costa de Chile en el ámbito marisquero. Las sospechas de que el dinero entraba y salía de una sociedad matriz creada en las islas Vírgenes Británicas y vinculada a otra cuenta abierta en Hong Kong fueron confirmadas también por el testigo de cargo.

Al igual que ocurrió con la causa por contrabando abierta en Vilagarcía, que tropezó con el secreto bancario suizo, la de blanqueo tampoco había logrado avanzar en estos años ante la negativa de las autoridades chinas a contestar a los requerimientos de información d el juzgado. Solo se obtuvo respuesta a las comisiones rogatorias enviadas a Chile, donde se han comprobado movimientos de dinero desde Vírgenes cuyo montante aún no se ha calculado. La colaboración del ex empleado de Barral será crucial para que el fiscal acuse al ex alcalde y a sus tres hijas —presuntamente involucradas en las sociedades off shore— por delitos de blanqueo de dinero y contra la Hacienda Pública. Todos ellos ya prestaron declaración ante el juez hace un año.

El exalcalde —primero del PP y luego independiente— no es el único que dio el salto a China para poner a salvo su dinero. Los Charlines recalaron unos años antes en la misma ciudad, Qingdao, para montar una fábrica de transformación de productos del mar para precocinados. Su puerto ocupa uno de los 15 primeros puestos del mundo en volumen de contenedores y es el segundo más importante de China.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Después de 18 años en la alcaldía, Barral fue detenido por Aduanas el 14 de mayo de 2001 tras apresar medio millón de cajetillas de tabaco de contrabando falsificado procedente de China pero embarcado como mercancía de tránsito en Emiratos Árabes. Nené se ha defendido alegando que la carga llegó al puerto de Vigo en contenedores como mercancía declarada y legal con destino al Reino Unido. La causa más antigua de los juzgados de Arousa se instruye con más de 40 imputados, entre ellos tres guardias civiles y otros tantos agentes de Aduanas s aunque la fiscalía no ha formulado todavía ninguna acusación.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS