Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat tendrá un todoterreno urbano

La filial del Grupo Volkswagen logra un récord de facturación, pero quintuplica las pérdidas

Mejora en un 70% los resultados antes de impuestos y el flujo de caja

El IBx, el prototipo de SUV que Seat presentó en  el Salón de Ginebra de 2011 Ampliar foto
El IBx, el prototipo de SUV que Seat presentó en el Salón de Ginebra de 2011

Seat tendrá un SUV, un todoterreno urbano. Cuando ya parecía casi descartado, el presidente de la firma del Grupo Volkswagen, Jürgen Stackmann, lo ha anunciado este mediodía al final de la presentación de los resultados de 2013. El vehículo, desarrollado íntegramente en la fábrica de Martorell (Barcelona), se lanzará en 2016, pero el presidente no ha revelado donde se fabricará: “Lo importante es que Seat tendrá un SUV, todavía no se ha decidido la planta, pero será un pilar fundamental de la estrategia de futuro”. Martorell compite con fábricas del consorcio alemán de la marca Skoda, con quien compartirá la plataforma del nuevo turismo.

Desde que tomó el mando de la filial española hace justo un año en relevo de James Muir, Stackmann ha mantenido que lo que necesita Seat, independientemente de que finalmente fabrique el nuevo coche en la fábrica catalana, es ampliar su gama de productos, prácticamente limitada a los superventas Ibiza y León, y con modelos secundarios como el Mii, el Alhambra y el Altea. Los SUV son el segmento de turismos más vendidos actualmente en los países occidentales (un millón al año solo en Europa y con un crecimiento anual del 40%), y además al ser coches de cierto tamaño tienen más margen de beneficios, una cuestión fundamental en un mercado donde la presión de los precios a la baja es brutal. Lo muestran datos como el hecho de que los ingresos por vehículo vendido de Seat cayeran en 2013 una media de 150 euros, uno de los factores que explica las pérdidas de explotación de 217 millones de euros en 2013 frente a los 134 millones negativos de 2012.

Los resultados presentados hoy muestran que Seat aumentó en 2013 su producción en Martorell (390.000 unidades, un 3,2% más respecto al año anterior), sus ventas (355.000 coches, un 11%) y logró su récord histórico de ventas (casi 6.500 millones de euros, un aumento del 6,3%). Los beneficios antes de impuestos se situaron en 221 millones, un 73% más y un porcentaje igual al que creció el flujo de caja (358 millones). Con todo, la marca española del Grupo Volkswagen siguió por quinto año consecutivo en números rojos, con 149 millones de pérdidas, una cifra que quintuplica las de 2012 (reducidas hasta 30 millones).

El aumento de los costes de personal y los gastos asociados al ajuste de plantilla realizado el año pasado, así como el incremento de las amortizaciones por el lanzamiento de los nuevos modelos explican el incremento de las pérdidas en una empresa que --hasta el anuncio hoy del todoterreno-- daba por sentado que tendrá pérdidas hasta 2018. "El negocio central está asentado, Seat está cada vez más saneada y lo demuestra la autofinanciación de las inversiones en 21 millones en 2013", ha subrayado el vicepresidente de finanzas, Holger Kintscher. Tanto Kintscher como el presidente han subrayado que los resultados 2013 son los mejores de la compañía en los últimos cinco años.

El lanzamiento de la nueva línea del modelo León explica en buena parte las cifras positivas de la compañía. Pese a que el coche más vendido en 2013 fue el Ibiza (154.000 unidades), la empresa despachó un 7,7% menos que en 2012. En cambio, del León, con solo 102.000 unidades, se vendieron un 44,4% más que en 2012. "Apostamos por grandes segmentos y segmentos que crezcan”, ha subrayado el presidente de Seat, Jürgen Stackmann, cuando solo los altos cargos de la empresa sabían que minutos después haría pública la adjudicación del SUV. En 2013 también crecieron las ventas del Mii (43,2%) y del Alhambra (4%) y cayeron las del Altea (-19,7%) y Exeo (-47%), que se dejará de fabricar.

Por mercados, Seat ha crecido en ventas el europeo (10%), donde es la segunda marca que más ha crecido en volumen. Alemania repite como primer mercado de los coches Seat y crece un 20,3%, seguida de España (57.000 unidades, con un crecimiento del 6%, superior a la media del sector) y Reino Unido (45.000 unidades). En cambio, las ventas cayeron en 2013 en Italia y Francia. Fuera de Europa, y enfriadas las perspectivas sobre China (con apenas 100 coches vendidos) y Rusia, la firma se ha posicionado en Argelia, donde el crecimiento ha sido del 27%.

Respecto al empleo, el presidente de Seat, Jürgen Stackmann ha subrayado como mientras desde 2009 el paro en España ha saltado del 18% al 26%, el empleo en la firma del consorcio alemán ha subido un 10%, hasta 1.089 de saldo total, pese al despido de 200 personas del área de oficinas. Stackmann ha subrayado en este sentido que la productividad de Martorell ha aumentado: de 29 unidades a 34 producidas por empleado. A la espera de la decisión del Grupo Volkswagen sobre qué fábrica del grupo ensamblará el nuevo SUV, de planta de Martorell salieron en 2013 390.000 unidades, la mayor producción desde 2009. De éstos, casi un tercio fueron el modelo Q3 de Audi, cuya producción cayó en 2.355 unidades, mientras que la de los modelos Seat creció en 15.000 unidades. Ello ha llevado a la fábrica a aumentar hasta un tercer turno la línea del León, mientras se plantea reducir una de las tres del Q3.