Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell reclama que se mejore el proyecto de Ikea en Rabassa

Diversos informes proponen cambios en la urbanización

Simulación de las instalaciones de Ikea en las lagunas de Rabassa en Alicante.
Simulación de las instalaciones de Ikea en las lagunas de Rabassa en Alicante.

La iniciativa del promotor Enrique Ortiz de construir un área comercial en Rabassa, que albergue una tienda de Ikea, se enfrenta a más problemas de los previstos. Pese a que la Generalitat y el Ayuntamiento de Alicante están tramitando el proyecto como una ATE (Actuación Territorial Estratégica), cuya ejecución es más rápida, el plan acumula una larga lista de informes técnicos, emitidos por diversas consejerías y departamentos ministeriales, que plantean deficiencias, por ejemplo, en la evacuación de las aguas residuales, en el diseño de la red viaria, detecta falta de aparcamientos y reduce su impacto turístico a “excursionista sin pernoctación” y provincial.

Entre los informes a los que ha tenido acceso EL PAÍS figura uno, emitido el 30 de enero pasado por el jefe de servicio de Ordenación del Territorio y el técnico de Análisis Territorial de la Consejería de Infraestructuras, que concluye que el proyecto Alicante Avanza Innovation Park & Shopping Center de Alicante “se encuentra afectado por el riesgo de inundación de carácter geomorfológico”, por lo que requiere toda una retahíla de estudios de las zonas de riesgo y pide que se adopten soluciones.

El sentido de estos documentos contrasta con las declaraciones que realizó la consejera de Infraestructuras en las Cortes Valencianas el 5 de marzo cuando Isabel Bonig aseguró que se habían emitido 18 informes “favorables” sobre la viabilidad de Ikea en Rabassa. La aprobación de ATE por parte del Consell está pendiente de un último informe del Ministerio de Fomento sobre los accesos viarios, y en especial su conexión con la autovía.

El subdirector general de Ordenación de la consejería de Infraestructuras, Vicente Doménech, reconoce que la tramitación de esta ATE está “en fase embrionaria”, y considera “normal” que las consejerías planteen “estos condicionantes” que se deberán subsanar e incorporar al proyecto definitivo. Si parte del plan urbanístico está en área inundable, se solucionará “sin edificar en la zona o aplicando medidas correctoras”, explica Doménech.

Distinta es la opinión de Javier Macho, diputado del PSPV en Las Cortes, quien considera que estos documentos destapan “las mentiras” tanto de la alcaldesa, Sonia Castedo, que dijo que la urbanización estaría lista a final de este año, como de la consejera que aseguró que los informes eran favorables. “Todo es una mentira y una chapuza hecha de prisa que pretende beneficiar al de siempre; a Enrique Ortiz”, asegura Macho, que defiende la instalación de Ikea pero sin una macro área comercial anexa.

En uno de estos informes la propia consejería de Infraestructuras calcula que las obras de urbanización se ejecutarán en un plazo de 36 meses, el triple de lo que estimó la alcaldesa, que llegó a anunciar que 2014 Ikea abriría sus puertas. La lista de reparos es larga. Los técnicos del Ministerio de Fomento alertan de que la propuesta urbanística “no dice nada sobre las servidumbres que impone la nueva línea del AVE”. La subdirección general de Planificación y Transportes de la consejería pide que se redacte un plan de movilidad específico y un estudio de tráfico “más completo” que recoja la accesibilidad al parque de Las Lagunas y sus necesidades de aparcamiento. Los técnicos tildan de “insuficiente” el espacio previsto para el carril bici y piden que se concreten las conexiones futuras con la red del transporte público.

La dirección general de Calidad Ambiental pone de manifiesto que el documento presentado “no hace mención alguna a la gestión de residuos domésticos y comerciales que se generen”, y la consejería de Presidencia, Agua y Agricultura desvela que en cuanto al abastecimiento de agua potable “no se indica si se ha efectuado consultado con la Confederación Hidrográfica del Júcar sobre la disponibilidad de recursos hídricos” una consulta que se deberá realizar “con la mayor brevedad posible”.

Otro informe insta a iniciar un procedimiento de desafección por parte del Ayuntamiento y posterior desvío de una conducción de agua desde Rabassa a Fenollar para abastecer La Marina Baixa. Otro escollo que deberán salvar los promotores del área comercial en Rabassa es el que hace referencia al saneamiento y depuración de las aguas residuales que pretenden evacuar a la depuradora de Rincón de León, pero la consejería alerta de la saturación de esta planta en caso de recibir los 800 metros cúbicos diarios previstos, por eso plantean que se conecte a la estación de Orgegia. El problema es que esa conducción sería mucho más cara.

La Diputación de Alicante y la dirección general de Patrimonio emiten informes favorables. Al igual que la consejería de Economía que destaca el positivo “impacto sobre el empleo” que tendrá Ikea y anima a tramitar nuevas ATE en otras ciudades.