Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vía digital dispara a Ciutadans

Sin implantación territorial, el partido de Rivera rompe el esquema de los partidos tradicionales

El partido contrató hace años a una empresa especializada para potenciar su presencia en la red

Con su calculada ambigüedad, Ciutadans supera en los sondeos a PP y PSC

Albert Rivera, en el acto del pasado jueves en el Auditori.
Albert Rivera, en el acto del pasado jueves en el Auditori.

Albert Rivera presentó el jueves en el Auditori su libro Juntos Podemos en el que cuenta su proyecto para que la democracia española afronte una segunda transición.  El aforo estaba repleto y en las puertas del coliseo se vieron escenas de tensión de simpatizantes que no pudieron acceder a la sala. No es algo nuevo: Rivera ha llenado teatros en Madrid, Valencia y Sevilla con su proyecto Movimiento Ciudadano, con 55.000 adhesiones. Los sondeos vaticinan que Ciutadans (C’s) sería ahora tercera fuerza política, superando al PSC y descabalgando al PP. Sin implantación territorial —tiene más diputados (9) que ediles (7)—, C's amenaza las viejas estructuras de los partidos explotando el filón de las redes sociales.

El líder de C's tiene más de 90.000 seguidores en en Twitter aunque le supera Oriol Junqueras con 114.000

Durante el acto, se visionaron algunos mensajes que ha recibido Rivera a través de Facebook por el ensayo, que va por la segunda edición. Y el líder, que presume de no tener complejos, explicó que se percató de que las redes sociales han roto la tradicional forma de de hacer política. “No digo que sea la única solución pero si es muy importante”, cuenta. De hecho, Ciutadans nació en 2006 a través de un manifiesto virtual y ha proyectado su Movimiento Ciudadano, inspirado en el de Barack Obama, vía digital. “No hemos hecho otra cosa que seguir la evolución que la sociedad”, explica el diputado José Maria Villegas, secretario de organización. O tirar de imaginación con visitas de ciudadanos al Parlament o con cafés concertados con su líder. Nada es por azar: C's contrató a una empresa especializada para exprimir y orientar su estrategia en la red. Todos los diputados tienen perfil y se turnan a diario para salir en radios y televisiones, muchas generalistas —“No es importante desde donde hable; se trata de que llegue el mensaje”, dice Rivera— y de derechas.

Rivera tiene 91.400 seguidores en Twitter —inserta apuntes a diario— y por detrás le siguen David Fernández (CUP), con 67.800 y Joan Herrera, con 31.500. Ya a distancia, figura Alicia Sánchez-Camacho, con 19.400 y  el socialista Pere Navarro, con 18.400. Sin embargo, el líder del ránking de largo es Oriol Junqueras, presidente de Esquerra, con 114.000 seguidores. “Es importante el contacto con la militancia pero es evidente que debemos hacer más cosas en las red”, admiten en el PSC. Dirigentes de ese partido señalan que al eje izquierda-derecha y al de Cataluña-España se suma el de las nuevas y viejas formas de hacer política y de ahí su apuesta por las primarias. Con menos autocrítica, el PP asume que su página Dret a saber no ha acabado de cuajar pero reprochan a Rivera un catálogo de defectos: ambigüedad ideológica, populismo y elegir a “dos tertulianos” como candidatos a las europeas (los letrados Javier Nart y Juan Carlos Girauta).

“Hay que hacer cambios y no hablar de derecha o izquierda”, defiende Rivera 

Sea como sea, C's es el único partido que pide ya a Artur Mas elecciones anticipadas. “Si CiU y ERC no suman, nos va a tocar formar gobierno”, espeta Rivera amparándose en los sondeos. El último del CEO pronosticó que C's sería tercera fuerza (entre 17 y 15 escaños), desbancando al PSC, que pasaría a cuarta (de 20 a entre 16 y 14) y el PP de cuarta a sexta (de 19 a entre 14 y 13). Esa previsión es cuestionada por PP y PSC que se atribuyen recíprocamente ser víctimas de C's. Los populares tachan de “sesgado” al CEO y apelan a las últimas autonómicas: ganaron un escaño y el PSC perdió ocho. Y los socialistas señalan que en las últimas encuestas quien sufre el bajón es el PP. Todo apunta que la calculada estrategia de C's araña votos a unos y otros. Los tres focalizarán su batalla electoral en el área metropolitana, feudo tradicional de los socialistas donde el PP hace campaña en busca de arraigo y donde se asienta el mejor caladero de votos de C's.

La clasificación de políticos en número de seguidores en Twitter

  • Oriol Junqueras  (ERC): 115.000 seguidores
  • Albert Rivera (C's): 91.400 seguidores
  • David Fernández (CUP): 67.800 seguidores
  • Joan Herrera (ICV-EUiA): 31.500 seguidores
  • Alicia Sánchez-Camacho (PP): 19.400 seguidores 
  • Pere Navarro (PSC): 18.400 seguidores

Con un discurso ambiguo, Rivera asienta su proyecto en una nueva ley electoral, una reforma de la Administración y una separación de poderes real. “No se trata de la derecha o la izquierda. Se trata de hacer cambios”, dice. La realidad les desmiente: votan junto al PP en rechazar el soberanismo pero también a favor de restringir el acceso a la salud de los inmigrantes —en el libro Rivera dice que en general solo “ciertos” servicios deben ser universales— o en prohibir el burka. C's también se abstuvo en la nueva ley del aborto y en la reforma laboral. La memoria histórica no existe en su imaginario pero, en cambio, si apelan a la dignidad de las víctimas de ETA. Frente a ello, Rivera vierte críticas feroces contra Rajoy por el rescate bancario, la gestión de la crisis y su escaso nulo apoyo a las víctimas de las preferentes y, por ejemplo, se declara no creyente.

Pese a ello, en el sondeo del CEO los votantes de C's se declaran católicos no practicantes y el 34,1% se definen de centro frente al 27% que se identifican con la izquierda o el centro izquierda y el 11,3% de derechas o centro-derechas. En esa misma encuestan, los electores de Ciutadans admiten, en un gesto de sinceridad, dos cosas: son los más reacios a utilizar el catalán en la red (de entre los votantes de todos los partidos, encabezan la puntuación de la pregunta de que no utilizan esa lengua para navegar porque no les gusta el catalán, no lo necesitan, no lo quieren) y son los que, de toda la escala de ingresos mensuales, lideran la franja más alta (de entre 4.000 y 5.000 euros).

Más información