Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado un concejal socialista de Castellón por conducir ebrio

Juan María Calles, que fue subdelegado del Gobierno, triplicaba la tasa de alcohol

El concejal socialista en el Ayuntamiento de Castellón, Juan María Calles, ha sido condenado por conducir triplicando la tasa de alcohol permitida. El titular del juzgado de Instrucción 3 de Castellón le ha condenado por un delito contra la seguridad vial a una multa de 1.200 euros y a ocho meses de prohibición para la conducción tras un juicio rápido celebrado el pasado jueves. El juez disminuyó la pena que pedía el fiscal, de 1.800 euros de multa y un año sin carné, al llegar a una sentencia de conformidad después de que Calles aceptara la pena.

Juan María Calles fue subdelegado del Gobierno en Castellón y candidato socialista al Ayuntamiento. Tal y como refleja la sentencia facilitada por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, conducía sobre las 4.25 horas del día 19 de marzo “con sus facultades psicofísicas disminuidas por la previa ingesta de bebidas alcohólicas”. El edil fue interceptado por un control preventivo ubicado en la avenida Jaume I de Benicàssim y arrojó un resultado de 0,84 miligramos por litro de aire espirado (el máximo es de 0,25).

El concejal ha pedido disculpas pero ha apuntado que la condena se circunscribe “en el ámbito personal” y descarta asumir responsabilidades políticas. “Entiendo, como concejal, el plus de responsabilidad que se nos exige a los representantes públicos, pero lo sucedido no tiene relación ni ha afectado a la prestación de servicio público (…) Asumo las responsabilidades con el deseo de que las valoraciones no sobrepasen el ámbito estrictamente personal”, indicó en un comunicado.

No lo entiende así la ejecutiva local del PSPV que este viernes se reunió de urgencia y pidió al edil que diera “un paso más”, puesto que su trayectoria política en Castellón le obligaría a tomar una acción “ejemplarizante”, que sería la de dejar su puesto en el Ayuntamiento. El partido ha dado un plazo de una semana a Calles para que tome la decisión. La ejecutiva volverá a reunirse pasado este tiempo.

A Calles ya se le pidió la renuncia tras el fracaso de las últimas elecciones municipales. Entonces optó por desobedecer al partido y continúa en el grupo municipal sin competencias.