Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Panrico intenta aplazar el juicio sobre el ERE en la Audiencia Nacional

La federación de Agroalimentaria de CC OO acepta retrasar el juicio pero CGT se niega

Medio centenar de trabajadores en huelga ocupan la sede de Comisiones en Via Laietana

La Sala de lo Social decidirá mañana si retrasa o no el procedimiento

El juicio sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Panrico, previsto para hoy en la Audiencia Nacional, podría aplazarse. La empresa convocó ayer a los dos sindicatos que han impugnado el expediente (CC OO y CGT, ambos a nivel estatal, porque los 745 despidos afectan a cinco plantas) para plantearles un aplazamiento. Este tiene que ver con el proceso de mediación que en los últimos días ha forzado la Generalitat para la planta de Santa Perpètua de Mogoda, la más perjudicada por el ERE y que lleva cinco meses cerrada por huelga. El argumento de Panrico para retrasar el juicio es cerrar antes la negociación con la planta catalana. La Generalitat propone rebajar los 154 despidos a 103 y emplaza a las partes a una nueva reunión el día 26.

Ante la solicitud de Panrico, la CGT se negó a aceptar el aplazamiento, pese a que firmó la solicitiud el delegado del sindicato en la fábrica. En el caso de CC OO, que a nivel confederal está enfrentada con la federación catalana, también aceptó la petición de suspensión. José Tomé, responsable de empresas del sector en CC OO, matizó que aceptan “el aplazamiento pero en ningún caso se retira la demanda contra el ERE”. La suspensión o no del juicio se decidirá hoy..

La decisión de los representantes de CC OO a nivel estatal provocó indignación entre los huelguistas de Santa Perpètua, que protestaron ante la sede del sindicato en Barcelona. Allí se enfrentaron con el secretario general, Joan Carles Gallego, y con el secretario de la federación de agroalimentaria, Miguel Ángel Domínguez.

Los trabajadores de Santa Perpètua aguardaban el juicio del ERE como agua de mayo, porque de él dependerá en buena parte el desenlace del conflicto. Si la justicia cuestionara el ERE, saldrían reforzados, mientras que si lo declarara legal, su futuro peligraría. Fuentes próximas a la dirección de Panrico aseguran que la paciencia se agota y advierten de un eventual cierre de la planta. Mientras, está pendiente la sentencia sobre la legalidad o ilegalidad de la huelga que los trabajadores mantienen desde octubre.