Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis de Ucrania deja en el aire la llegada de 98.000 turistas rusos

Los hoteleros temen que se cancelen de viajes por la devaluación del rublo

Veraneantes rusos en una playa de la localidad alicantina de La Vila Joiosa.
Veraneantes rusos en una playa de la localidad alicantina de La Vila Joiosa.

La expectativa del turismo ruso se tambalea. “Es una lástima que se frene la euforia y las expectativas depositadas en el mercado ruso”, admite Antoni Mayor, presidente de la patronal hotelera Hosbec de Benidorm, quien confía en que el conflicto en Ucrania se estanque y no pulverice las buenas previsiones de turistas rusos.

Y es que durante los últimos meses el objetivo de las campañas turísticas ha sido afianzar y fidelizar el turista ruso, un visitante con un alto poder adquisitivo, que no pone reparos en los gastos en compras y restaurantes, y dispuesto a invertir en la compra de viviendas. El ruso es un mercado emergente, que se ha convertido en el principal comprador de residencias en la provincia de Alicante, que han adelantado a los británicos, con la adquisición de más de 1.500 viviendas el año pasado.

El mercado ruso se ha convertido en la tabla de salvación para muchos ante la actual crisis. “La devaluación de un 30% del rublo ruso respecto al dólar y al euro es peor que la crisis en Crimea”, admite Mayor que teme que el turista ruso, que confirma sus viajes a última hora, acabe visitando otros destinos como Turquía o países del norte de África.

Aleksandr Chepurrnoy, secretario de la Asociación de Inmigrantes de Países del Este en Alicante, considera que los rusos “están dispuestos a venir” a la Costa Blanca porque España es “un país de referencia por la tranquilidad y sus playas”. La crisis en Crimea considera que es “puntual” y “pasajera”.

En la provincia de Alicante hay censados entre 14.000 y 17.000 rusos residentes, de los que 3.500 están en la capital. Durante los últimos años el turismo ruso se ha disparado, y el frustrado aeropuerto de Castellón ha depositado sus esperanzas, precisamente, en captar al turista ruso.

En el aeropuerto de Alicante-Elche para la actual temporada de verano, que arranca el 30 de marzo de 2014 y finaliza el 25 de octubre de 2014, las compañías han ofertado alrededor de 98.200 plazas, correspondientes a operaciones de llegada de Rusia, y otras de salida. Esto supone un incremento en la oferta del 68,4%. El año pasado más de 150.000 turistas rusos llegaron a Alicante en avión, y en 2012 apenas fueron 80.000.

Unas previsiones que se pueden truncar debido a la inestabilidad en la región. Pese a ello, el Patronato de Turismo Costa Blanca sigue apostando por captar turistas rusos. En ese sentido, un centenar de agentes de viaje del touroperador Coral Travel tiene previsto incluir por primera vez esta temporada a la provincia de Alicante en su programación.

Representantes de estas agencias viajarán a finales del próximo mes de mayo a la Costa Blanca para conocer mejor el destino y difundirlo en el mercado ruso, según anunció el diputado de Turismo de Alicante, Joaquín Albaladejo, tras reunirse con el director general de Coral, Yurtsever Göycek, en la feria Intourmarket, que se celebra en Moscú.

Esta acción permitirá poner a la venta el destino Costa Blanca en las más de 800 agencias de viaje con las que cuenta Coral Travel, que enfoca su negocio principalmente a un cliente de alto poder adquisitivo en la Federación Rusa, según informó la Diputación de Alicante.

 

Fabra anula su viaje a Moscú

Mientras los hoteleros y políticos como los representantes de la Diputación de Alicante intentan minimizar las consecuencias de la crisis en Crimea y buscan fidelizar el turista ruso, el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, consideró este martes “preocupante” el posible perjuicio para el turismo en la Comunidad Valenciana de la crisis de Ucrania, dada la creciente importancia de la llegada de turistas rusos. Las declaraciones de Fabra sembraron incertidumbre y cierto malestar en el sector.

Fabra, en una entrevista en RNE, explicó que ha cancelado el viaje que tenía previsto realizar este jueves a la Feria de Turismo de Moscú después de la decisión de Rusia de reconocer a la provincia ucrania de Crimea como un Estado soberano e independiente, tras el referéndum de secesión celebrado el domingo. Tenía previsto asistir al certamen “pero, ante las circunstancias, se ha decidido de forma institucional no ir”, aunque la Comunidad Valenciana sí participará con un pabellón y a Moscú viajará el secretario autonómico de Turismo junto a técnicos de la Generalitat.

El jefe del Consell indicó que “la respuesta o el no respaldo a lo que está haciendo el presidente ruso, Vladimir Putin, también tiene que, aunque sea de forma testimonial, reflejarse en la no presencia de personas de Occidente que están rechazando esa situación”.

Respecto al impacto de la crisis en el sector turístico valenciano, Fabra dijo que “es preocupante porque el turista ruso es de los que más se está incrementando en la Comunidad Valenciana en los últimos años”. Es, de hecho, “una de las grandes esperanzas” para que la Comunidad siga “siendo líder en cuanto al incremento de turistas extranjeros”.