Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra responsabiliza a Moliner de los cobros irregulares de la Beneficencia

El exdirigente del PP insta al fiscal a preguntar al presidente de la Diputación de Castellón

El expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, antes de declarar ante la juez.
El expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, antes de declarar ante la juez.

Para Carlos Fabra, expresidente de la Diputación y del PP de Castellón, es Javier Moliner, su sucesor, el responsable de la decisión que ayer le llevó a pasar de nuevo ante un juzgado como imputado. Fabra le responsabiliza del decreto firmado en noviembre de 2011 para cobrar de forma unilateral casi 20.000 euros de la recaudación tributaria del Ayuntamiento de Vila-real para saldar una supuesta deuda por entradas de la corrida de la Beneficencia que organizó la Diputación en 2010 y 2011. El TSJ dictó que el decreto es “contrario a derecho” y que se compensó la deuda sin que existiera ni un solo dato o documento que la acreditara.

El TSJ instó a la fiscalía a investigar la gestión de este festejo instaurado por Fabra y acabó presentando una querella al ver posible delito continuado de prevaricación y fraude en la actuación del expresidente provincial y de quien fuera su número dos, Francisco Martínez. Ambos declararon ayer como imputados ante la titular del juzgado de Instrucción 4 de Castellón. Y ambos echaron balones fuera.

Fabra se consideró “políticamente responsable”, pero solo en su vertiente benéfica por “permitir ayudar a asociaciones que de otra forma no hubiera sido posible”. A pesar de que en 2009, por ejemplo, la Diputación de Castellón gastó 170.000 euros para donar 68.000. Sobre las irregularidades que le achaca el fiscal, optó por sacar el capote: “A mí nadie, nunca, me ha advertido de ninguna ilegalidad, ni de la secretaría general, ni de intervención, ni la tesorería. Y tampoco me consta que ningún Ayuntamiento haya sido advertido de irregularidades por sus técnicos”.

El ministerio público constató en su querella Fabra enviaba entradas a los ayuntamientos “sin que mediara ningún tipo de solicitud, ni contratación, ni convenio” y que, así, “se aseguraba los ingresos necesarios” para sufragar los gastos cuyo pago, si los Ayuntamientos no lo abonaban, se compensaba con deudas que tuvieran con la Diputación. Las resoluciones las adoptaron, según el escrito, Fabra y Martínez. El método está previsto por la ley, pero la Diputación compensó deudas que no estaban presupuestadas ni documentadas.

“Si Gürtel pinchó ha sido precisamente en Castellón”, presume

“Le he dicho al fiscal que no recordaba que en los años en los que fui presidente se hubiera hecho nunca una compensación de deuda, que a lo mejor se había producido, pero que yo no creía recordar”, explicó ayer al salir del juzgado, donde declaró durante tres horas. Fabra añadió que el fiscal le inquirió por el decreto de Vila-real. “Le he recordado que la compensación con el Ayuntamiento de Vila-real la toma el equipo de gobierno presidido por Javier Moliner, que se lo pregunte a él”, dijo.

Javier Moliner puso fin a este método de cobro pero durante su etapa se firmaron decretos (lo hizo Martínez por delegación de firma) para compensar las supuestas deudas por entrada. Por ello, también Martínez desvió la atención: “Firmé por delegación de firma, siempre avalado por los técnicos (…) Nunca he formado parte ni me he encargado nunca (del festejo)”, dijo tras ser interrogado. Él firmó por delegación en lugar de Moliner toda una retahíla de decretos para liquidar la última corrida, en 2011, restando las deudas de partidas como los tributos, ayudas sociales e infraestructuras.

El fiscal encargado del caso estudiará ahora si pide nuevas declaraciones (entre ellas podría estar la de Moliner) o pruebas documentales.

La reaparición de Carlos Fabra se produjo días después de conocerse un informe de la Agencia Tributaria que acreditaba la supuesta financiación ilegal de campañas electorales del PP y que lo mencionaba como colaborador en la comisión de delitos fiscales. Fabra, condenado a cuatro años por delitos fiscales, respondió alardeando de frenar la trama Gürtel en Castellón: “Si precisamente en algún sitio el Gürtel pinchó ha sido en Castellón, porque cuando vino un señor [no dijo quién] a hablarme de proyectos y presentarme presupuesto le dije que no volviera a aparecer por la Diputación”. La causa, según dijo, proponer “un precio 15 veces superior” a lo planteado por una agencia local.