Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciscar quita importancia al acuerdo de Port Aventura con Ferrari

"Aquí se hablaba de 1.000 millones y en Port Aventura se habla de 100 millones"

El vicepresidente y portavoz del Consell, José Ciscar, argumentó ayer que el proyecto de Ferrari en Cataluña representa una inversión diez veces menor a la que se planteó en la Comunidad Valenciana. Ciscar recordó que no tiene confirmación oficial del acuerdo por el que Port Aventura invertirá 100 millones de euros en la construcción de una nueva área dedicada a Ferrari, que aportará la licencia.

El portavoz afirmó que la única condición que puso el Consell para la instalación del parque Ferrari fue que “no costase ni un euro a los valencianos” y que la propuesta incluía el circuito de carreras de Cheste y los terrenos anexos. “No parece que tenga nada que ver con la propuesta hecha en Cataluña. Aquí se hablaba de 1.000 millones y en Port Aventura se habla de 100 millones”.

Según Ciscar, la Generalitat llegó a realizar una valoración del circuito, pero la condición era que la inversión tuviese “un desembolso cero” para la Administración valenciana.

Al ser interpelado por si el acuerdo con Port Aventura cierra la puerta a la entrada de Ferrari en la Comunidad Valenciana, Ciscar aseguró: “No cerramos ninguna puerta. Solo fijamos unas condiciones innegociables”.

En la Comunidad Valenciana, la previsión era el parque Ferrari se levantase sobre un terreno de 400.000 metros cuadrados, con una inversión cercana a los 1.000 millones de euros y la creación de unos 2.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

En Cataluña, la previsión de Port Aventura es abrir las nuevas instalaciones de Ferrari en 2016 sobre una superficie de 75.000 metros cuadrados con nuevas atracciones pensadas para todos los públicos.

Las negociaciones para montar un parque de Ferrari en Europa se iniciaron en 2010 por parte del entonces presidente de la Generalitat Francisco Camps y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Los dos llegaron a viajar a los Emiratos Árabes para visitar el primer parque de la marca automovilística en Abu Dhabi y, posteriormente, se reunieron en la ciudad Italiana de Maranello con el patrón de Ferrari, Luca de Montezemolo.

Sin embargo, el proyecto se abandonó finalmente en 2012 ante la negativa del Gobierno valenciano a poner dinero en el proyecto del parque Ferrari.