Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 'caso hotel del Palau', a juicio

Castells niega haber recibido presiones de Millet por el hotel

El exconsejero afirma que mantuvo una “relación institucional” con el saqueador confeso

El exconsejero de Economía Antoni Castells, se dirige hacia la Audiencia de Barcelona.
El exconsejero de Economía Antoni Castells, se dirige hacia la Audiencia de Barcelona. EFE

El exconsejero de Economía de la Generalitat Antoni Castells ha negado hoy haberse sentido presionado por el expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, sobre el proyecto para construir un hotel de lujo junto a la institución musical. En su declaración como testigo, que ha durado poco más de una hora, Castells ha afirmado que tampoco se sintió apremiado por Ramon García Bragado, exsecretario de Presidencia de Pasqual Maragall y más tarde concejal de Urbanismo de Barcelona. Millet y García-Bragado son dos de los seis acusados por las presuntas irregularidades urbanísticas en la tramitación del hotel.

Castells se ha referido hasta en tres ocasiones al “interés público” del hotel. Y ha subrayado que todas las partes implicadas –el Ayuntamiento, la Generalitat, el propio Palau y la ciudad de Barcelona- resultaban beneficiadas por el proyecto. Según uno de los convenios firmados, la administración autonómica obtendría una compensación de 5,5 millones –a cargo del promotor del hotel- por la pérdida de valor de unas fincas que sirvieron como permuta. El exconsejero socialista ha afirmado que era normal que Olivia Hotels –que iba a explotar el hotel- pagara “el precio de mercado”. Castells ha reconocido que esa compensación aún no se ha percibido. “Se está intentando cobrar”.

El proyecto del hotel jamás llegó a hacerse realidad: tras el registro del Palau por los Mossos d’Esquadra, los vecinos del casco antiguo lo llevaron a la fiscalía, que abrió una investigación. Fruto de esas pesquisas se sientan estos días en el banquillo de los acusados quienes fueron máximos responsables del Palau –Fèlix Millet y Jordi Montull- que afrontan una petición de más de diez años de cárcel. Les acompaña la antigua cúpula de Urbanismo de Barcelona, que afronta también penas de cuatro años y siete meses de prisión.

El fiscal ha querido saber cómo fiscalizaba el Departamento de Economía al Palau para que cumpliera el convenio. Y ha preguntado a Castells si no había, tal vez, “demasiada confianza y falta de control” sobre Millet. El exconsejero ha dicho que el seguimiento se hacía “de acuerdo con lo que decía el convenio”. Y ha admitido, en ese sentido, que la institución musical no cumplió debidamente algunos puntos del hotel. En concreto, el Palau debía informar a la Generalitat quién sería el encargado de construir el hotel y recibir el visto bueno de la administración. Pero no lo hizo.

Cosa distinta es si las administraciones sabían que el Palau había transferido la propiedad de las fincas donde iba a construirse el hotel al promotor. Castells ha dicho que no supo de esa circunstancia hasta 2009. Pero que el propietario fuera el Palau o bien Olivia Hotels, ha dicho, no cambiaba en nada lo sustancial. “En absoluto. El interés público se mantenía”, ha incidido.

Sobre sus relaciones con Millet, Castells ha marcado distancias. Ha explicado que mantuvieron una relación “institucional” y que lo conoció al poco de ser nombrado consejero y por un asunto relacionado por Agrupació Mútua, entidad presidida por Millet. Castells ha intentado esquivar la pregunta del fiscal sobre un almuerzo que mantuvo con el saqueador confeso del Palau en 2007. “Si me lo pregunta, es porque le consta”, ha dicho el exconsejero. Su respuesta le ha valido una reprimenda de la presidenta del tribunal. “Usted no quiere entender. Tiene que responder sí, no o no recuerdo. Esto es un foro judicial. Tiene que contestar”.

Más información