Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El triunfo en primarias blinda a Puig ante un mal resultado en las europeas

“Reflejan la voluntad de cambio de la sociedad valenciana”, dice el líder socialista

Ximo Puig, este lunes en la sede del PSPV-PSOE.
Ximo Puig, este lunes en la sede del PSPV-PSOE.

El próximo 25 de mayo habrá unos comicios cuyo resultado, a la manera de una gran encuesta sobre voto real, condicionará los movimientos de los partidos de cara a las grandes citas de 2015. Quedan poco más de dos meses para las elecciones al Parlamento Europeo, las primeras de un periodo que acabará dentro de poco más de un año con las autonómicas y locales y también con las generales. El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig ha cumplido su objetivo de despejar cualquier duda sobre su liderazgo antes de poner a prueba la fuerza de su partido en unos comicios en los que los sondeos de opinión apuntan un importante castigo a las dos formaciones clásicas del bipartidismo español. Este lunes, tras obtener el domingo la contundente victoria que había reclamado durante la campaña, —más contundente por el elevado nivel de participación—, el flamante candidato de los socialistas valencianos a la presidencia de la Generalitat aseguró que “las primarias reflejan la voluntad de cambio de la sociedad valenciana”.

El también secretario general del PSPV-PSOE logró el domingo, ya con el 100% de los datos escrutados, 37.843 votos, un 68,8%, frente a su rival, Toni Gaspar, que logró 17.142 votos, un 31,1%, en las primarias abiertas, en las que se inscribieron más de 50.000 ciudadanos, además de los 16.400 militantes del partido y sus juventudes. Al final, votaron 55.447 de los cerca 67.000 censados en el proceso, lo que representa el 82,8%.

“La tendencia a la democratización de los partidos políticos es irreversible”

Puig señaló, en una comparecencia ante los periodistas, que el PSPV-PSOE ha hecho con estas primarias abiertas, las únicas que ha celebrado hasta ahora una federación del PSOE para elegir el candidato a presidir la comunidad autónoma, “dos aportaciones”. La primera de ellas es “la apertura de espacios a la política” y la segunda el hecho de que ha contribuido a la “visibilidad de la Comunidad Valenciana en España”. Puig no desarrolló este último argumento, pero tiene que ver con la dirección federal del PSOE, que al comprobar los altos niveles de participación que reflejaban los datos procedentes de Valencia sobre la jornada electoral decidió enviar a la sede del PSPV-PSOE en la calle de Blanqueries a su vicesecretaria general y candidata a las europeas, Elena Valenciano, además de la portavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez, y la única valenciana de la ejecutiva federal, Inmaculada Rodríguez Piñero.

“Cuando a los ciudadanos se les deja participar, participan, y toman el protagonismo que les corresponde”, añadió como principal conclusión el líder del PSPV y ahora también candidato a la Generalitat, que consideró que “la mayoría social tiene una referencia clara en el partido socialista”. Puig asumió la responsabilidad de “construir una alternativa potente, realista y transformadora” para una comunidad que está en “situación de emergencia”. “Ahora más que nunca, el partido socialista ha de ser útil para nuestra tierra”, añadió.

Sobre el significado de las primarias abiertas, Puig comentó que “la tendencia a la democratización de los partidos políticos es irreversible”, criticó que “el PP sigue anclado en el peor de los pasados” y pronosticó que la sociedad evoluciona hacia una militancia “a la carta” con “formas de adhesión de distinta intensidad”. La estructura de los partidos evolucionará, dijo, “más hacia un movimiento que hacia la militancia tradicional”. Puig, que se declaró muy satisfecho por la masiva inscripción de ciudadanos en las primarias y por su participación, insistió en su idea de “reclutar a 100.000 activistas” antes de que acabe este año de cara a las elecciones autonómicas de 2015.

“Habrá presencia valenciana”, dice escuetamente Puig sobre las europeas

Sobre las elecciones europeas, que se celebrarán en mayo y que ya ocupan al resto de partidos, Puig se limitó a recordar que el sábado el Comité Federal del PSOE designará a Elena Valenciano, la vicesecretaria general, para encabezar la lista a la Eurocámara, destacó la vinculación de esta con la Comunidad Valenciana (su casa familiar está en Altea) y evitó indicar cuál será la participación del PSPV-PSOE en esa candidatura. “Habrá presencia valenciana”, aseguró escuetamente.

El problema de los socialistas valencianos con las europeas, sin embargo, no reside tanto en el número de candidatos que puedan colocar en puestos de salida, que serán pocos. Una vez blindada la posición de Puig para las autonómicas, ocurre que los resultados que el PSOE obtenga en las grandes ciudades pesarán sobre las primarias, esta vez solo para afiliados, que deben celebrarse para elegir a los candidatos a las alcaldías.

“Mi opinión es favorable”, dijo este lunes Puig sobre la aplicación del método de primarias abiertas también a la elección de candidatos en las grandes ciudades, que el PSOE, a diferencia de las primarias a la presidencia del Gobierno o de las comunidades autónomas, no ha aprobado. “Muchos dirigentes locales quieren. Si tenemos alguna posibilidad, estamos en disposición de que así sea”, señaló el líder del PSPV-PSOE. De momento, sí que hay primarias abiertas para el Ayuntamiento de Barcelona, gracias a que el Partit dels Socialistes de Catalunya, formalmente, es un partido autónomo del PSOE.

Compromís y Esquerra Unida se felicitan de las primarias del PSPV

Como es lógico, en las europeas será el PP el que más se jugará en la Comunidad Valenciana. Su secretario regional, el consejero de Justicia, Serafín Castellano, se limitó a señalar que espera que Puig “piense menos en su partido a nivel interno y más en los valencianos” para sentarse a hablar con el PP sobre cuestiones que interesan a la sociedad.

A preguntas de los periodistas, Puig explicó que ha recibido felicitaciones de otras fuerzas políticas por su victoria. Citó “al líder de Compromís” y a dirigentes de Esquerra Unida. También recibió la felicitación de Unión Valenciana. Compromís manifestó que los socialistas van “por el buen camino” con la celebración de primarias abiertas y Esquerra Unida se felicitó de que los partidos de izquierda adopten “mecanismos participativos y democráticos”.

El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, expresó su confianza en que, tras el ejemplo valenciano, las primarias abiertas para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno sean un éxito.

Ambos candidatos ganaron en sus comarcas

A. B., Valencia

El escrutinio de las primarias de los socialistas valencianos fue accidentado. Hasta ayer a mediodía no estuvo completo, con el 100% de los votos. Votaron 55.447 de los 66.950 inscritos en el censo, lo que representa un 82,8%. Ximo Puig consiguió 37.844 votos (68,8%) frente a 17.142 de Toni Gaspar (31,1%).

La provincia de Valencia, con 40.954 inscritos, era con diferencia la que más pesaba en la elección. En ella logró Toni Gaspar, el rival de Ximo Puig, su mejor resultado, ya que obtuvo 12.335 votos (36,3%) frente a 21.650 (63,7%) del secretario general. El peor lo cosechó en Castellón, con 1.838 votos (21,9%) frente a 6.527 de Puig (78%). En Alicante, votaron a Gaspar 2.969 electores (23,5%) frente a 9.667 de Puig (76,5%).

El candidato derrotado ganó solo en cinco comarcas. Una de ellas es el Camp de Morvedre, donde está Faura, el pueblo del que es alcalde. Consiguió en El Camp de Morvedre un 67,49%. También ganó en La Vall d’Albaida (50,9%), pese a que en Ontinyent arrasó Puig; El Alto Palancia (54,5%); Los Serranos-El Rincón de Ademuz (66,9%), y El Valle de Ayora (72,7%).

Los mayores porcentajes de apoyo a Puig se registraron en Els Ports-Maestrat, donde está Morella, la ciudad de la que el candidato vencedor fue alcalde. Cosechó allí un 97,3% de los votos. En L’Alcalatén-Millars logró el 93,7%. En La Safor-Valldigna, con un espectacular resultado en Gandia, consiguió un 92%, un 85,8% en La Plana Alta, un 82,2% en La Vega Baja y un 80% en L’Alacantí.

Puig arrasó en las grandes ciudades. En Valencia menos, porque logró el 66,2%, por debajo de la media general del 68,8%; en Alicante, el 86%; en Elche, el 68,9%; en Castellón, el 85%, y en Torrent, el 91%.

L’Horta Sud, de la que forma parte Torrent y es la comarca socialista más importante, sin embargo, registró un resultado más equilibrado que la media. Gaspar consiguió un 41,3% de los votos por un 58,6% de Puig. La división de los seguidores del exsecretario general Jorge Alarte explica el resultado. Mientras en Paterna, Mislata o Albal ganó Gaspar, en Quart de Poblet, Burjassot, Manises o el propio Torrent venció Puig.