Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento opta por el silencio ante el proceso de segregación de Igeldo

Los grupos no logran un acuerdo mayoritario sobre el barrio donostiarra

Urkullu conversa en el Parlamento este jueves con la consejera Arantza Tapia.
Urkullu conversa en el Parlamento este jueves con la consejera Arantza Tapia.

Silencio ante la polémica de Igeldo. El Parlamento se ha mostrado este jueves incapaz de aprobar una resolución sobre el proceso de segregación del barrio donostiarra, suspendido cautelarmente por orden del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Si en territorio guipuzcoano PNV, PSE y PP han conformado un bloque sin grandes fisuras contra las actuación de la Diputación de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de San Sebastián, durante el pleno ordinario de la Cámara el PNV ha optado por no cerrar un acuerdo con los que en tierras guipuzcoanas son sus aliados cuando se trata de un enemigo común, Bildu y su manera de afrontar la segregación del barrio donostiarra, lo que ha hecho imposible que saliese adelante ningún texto.

Pese a ese desmarque de textos y votaciones, ese bloque crítico se ha mantenido durante el debate previo. Ha sido una copia de los que ya se han sucedido en las instituciones guipuzcoanas, con idénticos reproches de los parlamentarios de todos los partidos salvo EH Bildu a la gestión de la Diputación.

Los grupos trataron de caricaturizar la gestión de Bildu en las instituciones

PSE y PP han coincidido en señalar que la forma de actuar ante la segregación de Igeldo de la coalición en las dos principales instituciones en las que gobierna es una “cacicada” y han descrito cada uno a su manera el recorrido de las instituciones guipuzcoanas, que no escucharon los informes técnicos desfavorables a la segregación. El proceso ha sido “absolutamente estrambótico” para el PP, para UPyD es una “soberana sandez” y para el PSE Igeldo es un ejemplo más del “laboratorio experimental del conflicto permanente que Bildu ha creado en Gipuzkoa, con las basuras, jugando a ser Escocia o los peajes”.

Según el PNV, a Bildu directamente “se le ha ido la pinza”. En un debate en el que todos los participantes fueron guipuzcoanos, el rasgo propio del Legislativo autonómico lo ofreció el popular Borja Sémper, que ha empleado lo sucedido en Gipuzkoa como advertencia hacia el PNV trasladada al Parlamento, donde está pendiente de ser constituida la ponencia de autogobierno, impulsada por los peneuvistas para lograr lo que denomina el nuevo estatus político para Euskadi. “Esto como aviso para navegantes no está mal, para ver lo que hacen estos señores cuando tienen la mínima responsabilidad [...]con estos compañeros de viaje, este es el final del recorrido siempre”[...], señaló, y ha interpelado al presidente del PNV en Gipuzkoa, Joseba Egibar —que no representó a su partido en el debate, sino que lo hizo su segunda en el GBB, María Eugenia Arrizabalaga— para censurar que, a su juicio, el PNV “se mueve en el equilibrio incómodo y forzado con Bildu, que le lleva en ocasiones a unas cosas y en otras no, no le interesa la foto con Bildu ni la sensata, con nosotros; en ese equilibrio los perjudicados son los ciudadanos”.

Sémper alerta de la postura ‘abertzale’ en la ponencia del autogobierno

Sémper ha obtenido el respaldo de UPyD contra la coalición, que cree que Igeldo es un “banco de pruebas para Bildu, que utiliza a los ciudadanos a mayor gloria de su proyecto” soberanista. La peneuvista Arrizabalaga ha insistido en que la solución para Igeldo es convertirlo en una entidad menor local. La socialista Susana Corcuera ha pedido que se siga el ejemplo de Astigarraga, barrio de San Sebastián hasta los años 80, que “cumplió el reglamento”.

Xabier Isasi (EH BIldu), se ha referido al caso de Alonsotegi, interpelando directamente al lehendakari, Iñigo Urkullu, que nació allí. El propio jefe del Ejecutivo, en un pleno de control anterior, ha criticado la gestión de Bildu ante la segregación de Igeldo y puso el ejemplo de Alonsotegi como el que se debe seguir. Isasi ha sido el único que ha tratado  de defender el decreto de segregación del que por dos meses fue el municipio número 89 de Gipuzkoa. Resaltó que no se pueden mantener anexiones impulsadas por el “fascismo”.

Las intervenciones del portavoz de EH Bildu han estado interrumpidas por el apagón que afectó al centro de Vitoria —la Cámara siguió con su actividad porque cuenta con un sistema alternativo, aunque el teléfono móvil de la presidenta del Parlamento tuvo que actuar como cronómetro—. “No tengo la luz de mi lado hoy”, se ha lamentado.