Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘bertsolaris’ rechazaron actuar en el bar de Recarte por el “clima enrarecido”

Arzallus y Maia aclaran que la cancelación no responde a "razones ideológicas"

Los bertsolaris Amets Arzallus y Jon Maia aseguran que cancelaron su actuación en el bar del exrecluso de ETA Iñaki Recarte, acogido a la vía Nanclares, por el “clima enrarecido” que se había generado en la localidad navarra de Santesteban, donde está ubicado el local, y niegan que la decisión de no acudir a la cita fuese por “razones ideológicas”.

Recarte señaló en una información publicada por este diario el pasado domingo que Arzallus y Maia rechazaron actuar en una comida con algo más de 50 comensales porque no querían ir al bar de un “arrepentido”, de alguien que “ha salido de su mundo”. El expreso se reafirmó este jueves en que se echaron atrás por las “presiones” recibidas del mundo de la izquierda abertzale. En una entrevista en la Cadena Ser, declaró que “esto que me ha pasado a mí”, en alusión al rechazo que ha recibido, “le ha pasado a mucha gente que ha salido de ese mundo”. “Parece que has hecho algo malo por pedir perdón y te lo tienen que reprochar”, añadió.

En un escrito “aclaratorio” que Arzallus y Maia remiten a EL PAÍS, explican que “la significación pública de Recarte y la de nuestras personas dio pie a que en el ámbito local se hicieran lecturas e interpretaciones más allá de lo artístico”: “Nos sentimos desinformados e, intencionadamente o no, instrumentalizados. Ante ese clima enrarecido y que no entendíamos y viéndonos sin arte ni parte en medio de una extraña situación, acertadamente o no, decidimos tomar distancia y no participar”.

Arzallus y Maia indican que “nunca han sido ideológicas las razones que nos han llevado a no acudir a esta actuación”. Salen al paso de los “juicios ideológicos” que realiza Recarte y expresan su “profundo respeto” a “la decisión de los presos que se han acogido a la vía Nanclares y la decisión personal que cualquier preso adopte en relación a su situación”.

“Rechazamos manifiestamente cualquier postura y actuación de boicot ideológico”, exponen en su escrito, en el que abogan “firmemente” por “una convivencia entre diferentes y por superar conflictos del pasado”.

Finalmente, aseguran sentirse “difamados y manipulados” por las declaraciones de Recarte por atribuirles “afirmaciones que nunca hemos realizado y juicios de valor que no compartimos”.

La consejera vasca de Cultura, Cristina Uriarte, expresó su preocupación por la decisión de los bertsolaris, que consideró “grave” sobre todo en el caso de Maia, quien trabaja como asesor (a propuesta de Bildu) del proyecto de la capitalidad cultural europea San Sebastián 2016, en el que están involucrados los Gobiernos central y vasco, la Diputación guipuzcoana y el Ayuntamiento donostiarra. Uriarte anunció que pedirá explicaciones por este asunto. Los socialistas también han exigido aclarar el comportamiento de Maia, cuya actuación, dice el PSE, “dificultan que el nacionalismo radical se incorpore a una convivencia en Euskadi sustentada en el rechazo a la violencia”.