Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atrincherados en una utopía

Los vecinos de la corrala sevillana se preparan para resistir en el inmueble ante el desalojo

Una de las vecinas de La Utopía habla por teléfono durante la mudanza. Ampliar foto
Una de las vecinas de La Utopía habla por teléfono durante la mudanza.

Desde el inicio concibieron su objetivo como una utopía, de ahí su nombre. Pese a ello, le pusieron fuerza, ilusión y esperanza. Hoy ese sueño tiene los días contados. Los vecinos de la corrala La Utopía, el edificio de Sevilla ocupado en mayo de 2012 por una treintena de familias, han comenzado a sacar sus pertenencias del inmueble ante el miedo de que el desahucio se produzca en cualquier momento. La magistrada ordenó el pasado martes a la policía que desaloje a este centenar de vecinos, entre ellos menores y personas mayores enfermas. Se han llevado su equipaje, pero tienen muy claro que resistirán en el inmueble hasta el final. “Vine sin nada y me iré sin nada. No tenemos miedo”, asegura Aguasanta Quero, una de las vecinas.

Esta resistencia de la que habla Aguasanta ha quedado materializada esta tarde en la concentración celebrada a las puertas del edificio, ubicado en la barriada del Polígono Norte. En ella, el colectivo ha marcado las pautas para los próximos días. “Crearemos grupos de vigilancia para que la llegada de la policía no nos pille por sorpresa”, explica Manuela Cortés, otra de las vecinas de La Utopía. “Hemos ideado un plan de resistencia acorde a nuestra lucha, llevamos casi dos años peleando y no nos vamos a rendir así sin más”, apunta Aguasanta sin querer precisar más. Tal era el secretismo sobre esta medida que, a diferencia que en otras ocasiones, los vecinos no permitían el acceso al bloque a personas ajenas al movimiento.

La orden de desalojo ha coincidido con el acuerdo entre el Ayuntamiento y la Junta de sentarse a negociar el 5 de marzo para darles una solución a estas familias. “Confiábamos en que el desalojo no se produjera hasta después de la reunión”, opina Manuela. Fuentes cercanas al caso aseguran que el desahucio no se producirá antes de dicho encuentro. “Hay que tener en cuenta que es una orden que debe tramitar delegación y, por tanto, es una decisión política muy delicada”, explican dichas fuentes.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), ha asegurado de cara a la reunión que la alternativa para los vecinos de la corrala deberá ajustarse a los protocolos municipales en esta materia. “Son criterios objetivos que han de priorizar quienes han de entrar en las viviendas, por lo que no se va a primar a quien da la patada en la puerta, sino a quien más lo necesita. No vamos a marginar ni discriminar a nadie, pero hay unos criterios”, señala el regidor.