gipuzkoa

El Consorcio de Residuos ve sus cuentas secuestradas por un contrato ‘swap’

La entidad ha abonado a los bancos seis millones por un crédito ligado a la incineradora

El director general del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK), Antton Lete, ha denunciado hoy el "secuestro" de las cuentas de este organismo que supone el abono de más de seis millones de euros "en contra de su voluntad" por los contratos de cobertura de interés swap suscritos en la anterior legislatura para financiar la construcción de la incineradora.

Lete ha hecho esta afirmación durante la primera sesión del juicio que se sigue en el Juzgado de Primera Instancia número 4 de San Sebastián por la demanda que GHK interpuso contra La Caixa, el Banco Santander y la consultora Price Waterhouse, al entender que hicieron una "mala interpretación" de los citados contratos.

Según la tesis de GHK, las citadas entidades están cobrando al consorcio los intereses correspondientes a las cantidades que tenían previsto prestar, en función de un calendario preestablecido, para la construcción de las infraestructuras de tratamiento de basuras de Zubieta, entre ellas la incineradora, y no sobre la cantidad realmente utilizada.

En su declaración de hoy, Lete ha explicado que, cuando constataron que los bancos estaban girando estas liquidaciones el consorcio les advirtió de que, en su opinión, el citado calendario era "estimativo" y les instó a "adecuar las liquidaciones al capital dispuesto", algo que de no llevarse a cabo convertiría a estos swaps en un producto "totalmente especulativo".

"Sin embargo -se ha lamentado el responsable de GHK-, esas liquidaciones han sido cargadas a nuestras cuentas en contra de nuestra voluntad y en contra de las instrucciones que repetidas veces hemos dado a los bancos para que no las llevaran a cabo". "Es casi como un secuestro de las cuentas", ha insistido Lete, quien ha cifrado en "más de seis millones de euros" la cantidad detraída de esta manera desde entonces.

El director de GHK ha explicado que "a día de hoy las liquidaciones mensuales" que soporta la institución por este concepto "ascienden a alrededor de 500.000 euros mensuales", dato que, a su entender, resulta "paradójico" porque los intereses que se están abonando por el capital realmente dispuesto asciendan "a sólo 15.000 euros" mensuales.

En otro momento de la vista, Lete ha recordado las principales razones que llevaron al consorcio a paralizar primero y cancelar después del proyecto de la incineradora y que, según ha comentado, no se debió a un "capricho".

Ha recordado a este respecto que GHK constató que las toneladas de residuos que se preveía recoger en Gipuzkoa estaban siendo "sensiblemente inferiores" a las proyectadas porque estaba aumentando la recogida selectiva y había una tasa mayor de reciclaje, lo que en último término podría afectar a la electricidad que se podría generar en la incineradora y reducir los ingresos previstos por su venta, ya que también se modificó la prima existente a este tipo de generación de energía.

Ha citado asimismo la sentencia del Tribunal Supremo que excluyó a la Mancomunidad de Txingudi del consorcio, que también conllevó una reducción del volumen de basura a gestionar.

En sus respuestas a los abogados de las entidades demandadas, Lete ha reconocido, no obstante, que existían advertencias de los técnicos de GHK sobre el hecho de que una paralización del proyecto podría generarle unos costes, si bien ha dicho no poder afirmar que éstas fueran "consistentes".

Ha admitido también que el "desajuste" de los intereses a pagar por el consorcio tienen su origen en la paralización de los contratos de la incineradora en el momento en el que GHK decidió no ejecutar las infraestructuras previstas.

El juicio, que previsiblemente continuará esta tarde, se prolongará durante dos jornadas más, hasta la exposición de las conclusiones, previstas para el viernes.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50