_
_
_
_
_

La familia de la niña transexual exige ante el juez al obispo de Málaga que se retracte

La madre de la pequeña estudia demandar por calumnias a Jesús Catalá

El obispo de Málaga, Jesús Catalá.
El obispo de Málaga, Jesús Catalá. GARCÍA-SANTOS

La familia de la menor transexual a la que un colegio concertado de Málaga se ha negado a tratar como una niña presentó ayer una demanda de conciliación contra el obispo de Málaga como paso previo a la interposición de una querella por delito de calumnia e injurias. Tras el archivo de la investigación contra el colegio abierta por la fiscalía y una vez que la pequeña ha cambiado de colegio, la familia cree que hay razones para demandar al obispo, Jesús Catalá, que en un desayuno con la prensa vertió críticas hacia la madre de la niña y le acusó de estar “dirigiendo” su sexualidad y de “perjudicar” a la menor, de siete años.

La demanda exige a Catalá que se retracte de sus afirmaciones y que reconozca en público que es falso que la madre ha actuado para dañar a la pequeña. Entre otras declaraciones, el texto presentado en los juzgados de Málaga recoge una afirmación del obispo que, no solo reprobaba la actitud de la familia, sino también la de la Junta de Andalucía, que ha abierto expediente al colegio, dependiente del Obispado, por presunta discriminación. “El colegio y la fundación defienden al niño en sus derechos como ser humano, le respetan en su identidad, en contra del abuso de la Junta y de su madre”, sostuvo Catalá ante los periodistas.

“Es una calumnia de libro”, afirma el abogado de la familia, Oliver Roales. “Se dice que mi clienta somete a su hija a un sufrimiento psíquico y a un trato degradante. Es una monstruosidad, lo peor que se le puede decir a una madre”, afirma el letrado.

La demanda de conciliación es un requisito legal previo a la interposición de una querella por injurias o calumnias. Si el obispado no se retracta de sus afirmaciones, la madre denunciará a Catalá y le exigirá una indemnización. Además, la familia estudia demandar al colegio al entender que no ha cumplido con su obligación de educar a la niña ya que informó a la madre y a la Junta de que si la pequeña acudía a clase vistiendo uniforme femenino, no le dejaría entrar en el aula.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Reyes Rincón
Redactora que cubre la información del Tribunal Supremo, el CGPJ y otras áreas de la justicia. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local en Sevilla, corresponsal en Granada y se ha ocupado de diversas carteras sociales. Es licenciada en Periodismo y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_